40 aniversario de la mayoría de edad a los 18 años Ser adulto por decreto

  • Hoy se cumplen 40 años desde que el Gobierno de Adolfo Suárez redujo la mayoría de edad oficial en España desde los 21 hasta los 18 años con un Decreto-Ley

  • La alcalareña Auxiliadora Rodríguez, que cumplió los 18 el 3 de agosto de 1978, pasó de adolescente a adulta de la noche a la mañana

Adolfo Suárez celebra su victoria en las elecciones de 1979. Adolfo Suárez celebra su victoria en las elecciones de 1979.

Adolfo Suárez celebra su victoria en las elecciones de 1979.

"Para nosotros fue una liberación". Con esta contundente frase, la higienista dental Auxiliadora Rodríguez recuerda la Transición. Esta sevillana natural de Alcalá de Guadaíra se convirtió de repente en adulta cuando el Gobierno de Adolfo Suárez aprobó el Decreto-Ley que bajó la mayoría de edad desde los 21 años hasta los 18 tal día como hoy de hace 40 años, entrando en vigor al día siguiente. Fue una medida que equiparó a España con países europeos como Francia, Alemania e Italia.

Así, Auxiliadora, que acababa de cumplir los 18 años de edad el 3 de agosto de 1978, como otros tantos millones de españoles, pudo votar en el Referéndum de la Constitución Española 20 días después de que se aprobara el Decreto-Ley. Para una mujer en aquel entonces, fue como salir de una cueva oscura para encontrarse de repente con un sol resplandeciente de primavera que augura aires de libertad mientras se escucha de fondo Bohemian Rapsody. El despertar de una nueva era.

"Fue una puerta abierta para un futuro mejor. No éramos conscientes del cambio que iba a haber en España. Estábamos acostumbrados a la censura. El Viernes Santo en Alcalá estaba todo cerrado y no se podía poner otra música en casa que no fuera la de capilla", rememora Rodríguez. Desde la promulgación de la Constitución de 1978 se han celebrado 12 elecciones generales en España. Las últimas fueron las de 2016.

"Fue una puerta abierta para un futuro mejor. No éramos conscientes del cambio que iba a haber en España", cuenta Auxiliadora

Dieciochoañeros como ella pudieron también votar en las elecciones del 1 de marzo de 1979, en las que salió victorioso Adolfo Suárez. "Voté a UCD, porque no era el cambio drástico que proponían otros partidos. Recuerdo perfectamente un mitin de Suárez en el Casino de la Exposición y me convenció", señaló. Pero, ¿es igual un chico de 18 años de 1978 que un joven de esa edad de 2018? ¿Afronta de la misma manera deberes y responsabilidades? "Los niños de ahora están más despiertos que nosotros, porque viven la política desde que nacen. En mi época, nadie se atrevía a moverse ni a decir nada, porque la censura nos impedía conocer la pluralidad. Los jóvenes de ahora tienen una preparación que nosotros no teníamos. Ahora bien, la madurez no va con la edad sino con las circunstancias que tú vivas y con la educación que te den. La madurez es el esfuerzo que tienes que hacer para afrontar la vida", pone de relieve Rodríguez.

La visión de los políticos actuales

El diputado nacional y secretario de Comunicación de Andalucía de Ciudadanos, Guillermo Díaz, considera que el Decreto-Ley fue "una buena decisión". "Nos ubicó en el eje formado por Francia, Alemania e Italia, países donde nos veíamos reflejados. Y con el paso del tiempo, se ha demostrado que ése es nuestro sitio. La mayoría de edad a los 18 años es una cuestión muy asumida no solo en España sino en el resto de Europa", añadió.

Por su parte, la parlamentaria andaluza militante de la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT) Libertad Benítez no está tan segura de que esa decisión tenga vigencia hoy día: "Si la edad de trabajar son los 16 años, también podría ser ésa la edad de votar. Eso sí, las responsabilidades penales son otra historia. En cualquier caso, sería necesario que todos los partidos se sentaran a reflexionar sobre el tema. El problema del aborto y del empleo afecta a menores y la mayoría de edad a los 16 podría facilitar que los jóvenes se implicaran más en la política y decidieran construir una sociedad mejor. Habría que poner en marcha mecanismos de participación real para jóvenes y niños en cuestiones políticas que les afectan directamente, como la falta de climatización en los colegios e institutos".

Benítez apostilla que muchos jóvenes alargan su dejación de responsabilidades hasta llegar a la "adultecencia", cosa que no pasaba con los dieciochoañeros de hace 40 años. Malos tiempos para la madurez cuando se vive por y para la cultura del ocio y las pantallas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios