Sentencia Llegar tarde al trabajo no es motivo para despedir

Entrevista a David Serrano, cineasta

"Los Hombres G han ido envejeciendo bien, han renovado su público"

El cineasta David Serrano

El cineasta David Serrano / RTVE

Su adaptación de musicales lo vivió en el cine, con el guion de El otro lado de la cama, y en el teatro, con la versión española de Billy Elliot. Era inevitable que David Serrano (Madrid, 1975) diera forma a la música de los Hombres G en un doble plano temporal entre los niños de los 80 y los maduros que atisban esta década de cambios desde una madurez escéptica. De ahí surgió Voy a pasármelo bien, que está en la cartelera de las salas.

–En los 80 éramos felices y no lo sabíamos ¿es así? ¿En los 80 éramos felices y no lo sabíamos?

–Se suele idealizar el pasado y más si son los años 80, que han adquirido un rango mítico. Éramos más felices por nuestra edad. En los 80 éramos felices si vivíamos en la preadolescencia, el primer amor. Es lo que cuenta Voy a pasármelo bien. Nuestros recuerdos de niños de aquel tiempo difieren de los de mi padre, como los niños de hoy evocarán este presente de forma muy diferente a nosotros.

–Los niños de hoy habrán quedado marcados por la pandemia.

–Los 80 tenían una parte complicada de la que también se acuerdan los niños de entonces. Yo recuerdo a la gente enganchada a la heroína, nos los cruzábamos todos los días por la calle.

–Pero sin la interconexión de las redes, la inmediatez de internet.

–Yo pasé mi niñez en una ciudad media, en Albacete, que es el Valladolid que aparece en la película. Cuando de adolescente regresé a Madrid era una ciudad muy inhóspita: la droga, el sida, el pánico a las enfermedades latía en la ciudad. La gente dejó de ir a peluquerías porque los peluqueros eran homosexuales y podían contagiarles el sida. Mi padre es médico y todo aquello lo viví muy de cerca.

David Serrano entre los Hombrs G y los jóvenes actores de 'Voy a pasármelo bien' David Serrano entre los Hombrs G y los jóvenes actores de 'Voy a pasármelo bien'

David Serrano entre los Hombrs G y los jóvenes actores de 'Voy a pasármelo bien' / EFE

–¿Y cómo llegó a este proyecto de los Hombres G?

–Era un proyecto que tenía en marcha el productor Enrique López Lavigne. Para contarlo pensé en mi infancia. Voy a pasármelo bien es muy autobiográfica. Lo que sucede mé pasó:me enamoré de Laila, tenía un grupo parecido de amigos.

–¿Y mangaba cassettes en Galerías Preciados?

–Esa era una realidad, los niños pillaban de Galerías Preciados, de Simago. Quería contar eso desde una ciudad más pequeña, cómo era la vida en los 80 en una ciudad convencional.

–¿Qué pasó con ese primer amor en la vida real?

–Laila se fue a mitad de curso y no volvimos a vernos. Fue un primer amor fugaz con una ruptura imprevista. La localicé y compartimos los recuerdos que a su vez me han servido para dar forma a la película. Hay muchas cosas que vivimos que están ahí.

–Hay pocas referencias televisivas, cuando la tele unía a todo el país con apenas un puñado de programa.

–No surgieron esas referencias para trazar el guion. No sacamos qué se veía en la tele por entonces pero sí que hay unas cuantas frases de esas que pronunciamos todos tras verla en algún personaje de un programa. Hice un listado de frases que se decían entonces.

–Ahí el experto en frases es Luis. Hay que verle en acción ¿cómo es el actor Rodrigo Gibaja?

–Luis es un personaje muy entrañable. Entiendo que los personajes cómicos son los que tienen más tirón. Sucedía con Alberto San Juan en Al otro lado de cama. Rodrigo Gibaja es supertalentoso. Tiene una gran vis cómica. Es el contrapunto humorístico en muchas escenas. Fui añadiéndole todas las frases hechas posible que recordábamos y encontramos por todas partes.

–En los 80 había muchos repetidores. Es una figura a extinguirse en los colegios e institutos.

–El repetidor que recuerdo en mi clase de 7º de EGB no era repetidor, era tri-repetidor. Había varios. En esas edades, entre 12 y 15 años un año era mucha diferencia. Había repetidores abusones.

–¿Qué escuchaba entonces para estudiar, con el radiocassette al lado?

–La música estaba en nuestro día a día. En cada mes había novedades musicales llamadas a pasar a la historia. A me gustaba Nacha Pop, Radio Futura. Recuerdo cómo me impactó el primer disco de Duncan Dhu. Y había muchos grupos americanos e ingleses que eran, y son, imprescindibles.

David Serrano David Serrano

David Serrano

–¿Su película es también un homenaje a las pandillas de cine de los años 80?

–Es cierto que en los 80 había muchas películas para chavales: Cuenta conmigo, Los Goonies, Exploradores. Fue en general una gran década para el cine de acción. Para esos estaban los videoclubes, para ver en casa todos esos títulos de acción entre amigos. Me hubiera gustado hablar más del videoclub en Voy a pasármelo bien. Era la la tienda del barrio de la que mejor recuerdo tenemos.

–¿Tuvieron que explicar cómo era un cassette a los jóvenes actores de su película?

–Sí, creían que se metía en el walkman la caja completa. Para los jóvenes espectadores será un descubrimiento conocer cómo eran aquellas cintas. Es un mundo desconocido para ellos. Vivimos un salto tecnológico muy grande.

–¿Qué les parece a los Hombres G su película?

–Han estado involucrados en todo momento. Son productores ejecutivos así que todo ha contado con su visto bueno. Tienen tantas descargas en Spotify como Supertramp, por ejemplo. Han ido envejeciendo bien. Han hecho dos giras por EEUU, han renovado su público y van a sus conciertos gente joven. La clave es porque son frescos, puros, no engañan a nadie. Suenan con naturalidad, honestidad. Son la música de una época, de una generación entera. Con los años se percibe mejor el mérito que tuvieron en su momento en la música en España.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios