Amaral | Grupo de Rock "Sin una curiosidad constante, la música no podría fluir"

"Sin una curiosidad constante, la música no podría fluir" "Sin una curiosidad constante, la música no podría fluir"

"Sin una curiosidad constante, la música no podría fluir"

Creadores de himnos como El universo sobre mí y Sin ti no soy nada, Eva Amaral (que responde en esta entrevista) y Juan Aguirre son desde hace más de veinte años Amaral, la banda que hoy viernes publica su nuevo disco, Salto al color (Gatorama Music). Con una producción más inclinada a la electrónica y las bases programadas, el dúo añade nuevos matices a un estilo y una forma de hacer música bien reconocibles. La anunciada gira de conciertos reserva de momento una sola fecha en Andalucía: el próximo 21 de diciembre, en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

-Salto al color recupera sonidos de discos como Estrella de Mar y al mismo tiempo abre paisajes nuevos. ¿Qué intención había de lo uno y lo otro?

-A nivel sonoro, nos planteamos desde el principio una premisa fundamental: cero prejuicios. No íbamos a tener miedo de probar ningún instrumento ni ninguna mezcla. Y así lo hicimos. Hemos disfrutado mucho haciendo Salto al color, siempre con la idea de que la gente se moviese al escucharlo. No sólo a través del baile, también para tomar impulso, ponerse en marcha y seguir hacia adelante.

-¿Es ese movimiento el motivo de que las programaciones tengan un protagonismo tan destacado?

-En realidad ya habíamos trabajado con programaciones en otros proyectos, pero siempre de manera sutil. A veces parecía de hecho que no había programaciones, en parte porque seguían siendo canciones compuestas con guitarras. La gran novedad es que los temas de Salto al color no los hemos compuesto con guitarras, sino directamente con las bases, que grabábamos primero de manera rudimentaria y luego llevábamos al estudio para ver si lo que se nos ocurría circulaba en la dirección correcta. Al mismo tiempo, eso sí, hemos mezclado todo esto con mucha madera, con guitarras acústicas, portuguesas y flamencas, porque queríamos un sonido lo más orgánico y lo menos sintético posible.

-Una de las canciones, Juguetes rotos, presenta un contenido social notable. ¿Es ésta una cuestión irrenunciable para ustedes?

-Curiosamente, esa canción lleva con nosotros desde 2008. No habíamos sido capaces de acabarla y ahora hemos encontrado la manera de hacerlo. Juguetes rotos trata sobre cómo muchas personas se sienten frágiles mientras otros, desde una posición superior, muestran una falta absoluta de empatía. En 2008 había elementos de sobra en la actualidad que nos invitaban a escribir una canción así. Lamentablemente, esos elementos siguen estando vigentes.

-En este tema participa el Diversity Youth Choir, formado por adolescentes en riesgo de exclusión social. ¿Cómo llegaron a ellos?

-Por pura casualidad. Pablo Gareta, que junto a Amit Kewalramani se ha hecho cargo de las programaciones del disco, los escuchó un día cantar en el Retiro mientras grabábamos y pensó que sería genial que vinieran al estudio. Los invitamos, vinieron y fue una experiencia tremenda, nos llenaron de energía.

-¿Y Carlos Núñez?

-Su caso es distinto. A Carlos lo conocemos desde hace muchos años, tocó con nosotros en algún concierto de la gira de Nocturnal y nos hacía mucha ilusión contar con él para Salto al color. Fue él, de hecho, quien nos convenció para incluir una cantiga en gallego.

-Nada menos que Ondas do mar de Vigo, que abre el álbum.

-Así es. Nosotros somos de Zaragoza y por tanto, sin más remedio, de secano. Por eso el mar ejerce una fascinación extraña y estimulante en nosotros. Incluir esta pieza a modo de introducción de Mares igual que tú prepara al oyente de la mejor manera posible para todo lo que viene después.

-Ante el inminente comienzo de la gira, ¿cómo van a llevar al escenario el sonido de Salto al color?

-Hacer el setlist ha sido en esta ocasión dificilísimo. Nos ha costado mucho cerrarlo, precisamente porque teníamos una paleta muy amplia a la que acudir y, claro, siempre hay que concretar. Afortunadamente, tenemos el mejor equipo posible y una banda maravillosa y versátil que nos ha permitido ser ambiciosos. Hemos preparado un espectáculo muy completo, muy dirigido a los sentidos. Nuestra intención que la gente salga más feliz de como entró.

-Su música es compartida ya por varias generaciones. ¿Pesa la responsabilidad?

-Si alguien nos lo hubiera dicho cuando empezamos no lo hubiéramos creído. El año pasado tocamos en el Arenal Sound ante un público muy joven y resultó que todos se sabían las canciones. Y en los conciertos vemos siempre a padres con sus hijos. Es muy hermoso.

-Si el secreto es no repetirse, ¿lo suyo es que todo fluya de manera natural?

-Sí, pero la música no fluiría ni cambiaría si no tuviéramos una curiosidad constante, si no pusiéramos todo lo que aprendemos en lo que hacemos. Al menos en nuestro caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios