Resultados elecciones municipales Madrid 2019 Carmena tira la toalla ante un pacto a la andaluza y el batacazo del PSOE

  • Casado se lleva una alegría al gobernar la capital con la ayuda de Cs y Vox

  • El traspié morado provoca que Zaragoza y La Coruña cambien de manos

  • Rivera no da la puntilla al PP y Vox cae

Manuela Carmena, con Íñigo Errejón detrás, dimite tras los resultados obtenidos en Madrid. Manuela Carmena, con Íñigo Errejón detrás, dimite tras los resultados obtenidos en Madrid.

Manuela Carmena, con Íñigo Errejón detrás, dimite tras los resultados obtenidos en Madrid. / Ballesteros / Efe

Muchos denominaron estos comicios como la segunda vuelta de las generales, aunque Pedro Sánchez duerme plácidamente desde hace un mes sabiendo que el 28-A ganó con suficiente ventaja aunque necesite pactos para alojarse en La Moncloa. El 26 de mayo dejó en claro varias consideraciones en las municipales, entre otras cosas la dimisión de Manuela Carmena al no poder derrotar a los tres partidos de centroderecha. El PSOE ganó en número de votos en las municipales pero el PP, aún noqueado por las generales, se llevó algunas alegrías –una de ellas la Alcaldía madrileña–, aunque se le vayan votos por el sumidero.

José Luis Martínez-Almeida será el nuevo alcalde de la capital con un pacto a la andaluza entre PP, Ciudadanos y Vox para desbancar del poder y de la política a Carmena, que se impuso con 19 concejales a la terna conservadora-liberal, pero a quien no ayudó Pepu Hernández; el candidato socialista resbaló y perdió un edil para quedarse en ocho, mientras que los populares se embolsaron 15, Cs logró 11 y Vox irrumpió con cuatro.

El principal deseo de los naranjas pasaba por superar al PP en las principales ciudades de España, pero en la mayoría pinchó en hueso el partido de Albert Rivera, aunque por otro lado la formación de Pablo Casado necesita a los naranjas para arrebatar ayuntamientos a la izquierda. Además, a los alicaídos populares les vino de perlas que Vox tuviera un menor respaldo que el 28-A.

Desde luego, otra observación que queda grabada en la radiografía de esta cita electoral es la pérdida de fuelle de Podemos y sus marcas. La formación morada ya no tendrá el bastón de mando en Zaragoza, La Coruña y Santiago de Compostela. Las grandes urbes gallegas se tiñeron de rojo. El PSOE borró del mapa a las mareas y Abel Caballero arrasó con un botín histórico en los comicios de Vigo, donde presumirá de una holgadísima mayoría absoluta con 20 de 27 ediles. Un regidor socialista mandará también en La Coruña.

En Zaragoza, Pedro Santisteve, uno de los alcaldes del cambio, no continuará al frente del consistorio maño al no sumar con PSOE y Podemos, una mayoría que sí consiguen PP (8), Cs (6) y Vox (2).

El PNV, la gran marca del nacionalismo vasco, se atornilla en los ayuntamientos de las tres capitales. Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, repetirá cargo al obtener un concejal más que en 2015 y quedarse a uno nada más de la mayoría absoluta. Los jeltzales, con 14 asientos, podrán echar mano del PSOE (5), que también subió, o de EH Bildu (4) para un pacto de legislatura, mientras Podemos arañó uno más (3) y el PP perdió uno (3). En San Sebastián nadie tosió a Eneko Goia, quien mantendrá el bastón de mando donostiarra al atrapar 10 ediles, con los batasunos a cuatro y los socialistas a cinco. PP y Podemos empataron a tres. En Vitoria estuvieron las fuerzas más equilibradas, con el PNV mandando con siete concejales, por seis del PSOE y de Bildu, cinco del PPy tres de Podemos. Gorka Urtaran necesitará el respaldo de dos partidos para continuar al frente de la Alcaldía de la capital de Euskadi.

En Murcia, un bastión clásico del centroderecha, el PP se alzó con 11 concejales para atar la Alcaldía siempre que se alíe con Cs, que amarró cuatro, mientras Vox entra con dos, mientras el PSOE no podrá gobernar pese a aumentar de seis a nueve concejales y Podemos obtiene dos.

Los socialistas son primera fuerza en Las Palmas, con 10 escaños (tres más que en 2015), y Augusto Hidalgo podrá revalidar su pacto con Nueva Canaria y Podemos, con tres ediles cada uno.

En Palma, los socialistas, con nueve concejales, alcanzan una mayoría absoluta ajustada de 15 con los tres de Més-APIB y otros tres de Podemos. Óscar Puente retiene la plaza de Valladolid, con 11 de los 27 ediles en juego, y podrá gobernar con pactos, mientras que en Zamora –única capital de provincia de IU– Francisco Guarido seguirá al mando y esta vez con mayoría absoluta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios