Festival de Cine Huelva

36 proyectos iberoamericanosse ofrecen para financiarse

  • Un total de once nacionalidades diferentes participan en este nuevo encuentro entre profesionales del cine.

El Foro de Coproducción del Festival de Cine Iberoamericano registra este año la inscripción de un total de 36 proyectos audiovisuales. La cita, que comenzó el pasado jueves y finaliza hoy, es un encuentro entre profesionales dedicados a la producción y promoción de productos audiovisuales que buscan posibles alianzas para su ejecución. Estos proyectos son los finalistas de los 135 que se presentaron en un principio y de los que se han descartado todos aquellos que no fuesen susceptibles de ser coproducidos entre España o Portugal y latinoamerica.

Un total de once nacionalidades se encuentran representadas. Vuelve a destacar en esta edición la presencia colombiana, que lidera la nómina de países con mayor número de trabajos inscritos, mientras que se unen a la convocatoria por primera vez Canadá, El Salvador y Panamá.

Una de las organizadoras de esta iniciativa Anabelle Aramburu, señala que el Festival de Cine Iberoamericano es el lugar idoneo para llevar a cabo esta idea, que en esta edición cumple 14 años. El verdadero indicador del éxito del foro está en los resultados obtenidos, en todo este tiempo un total de 200 proyectos han visto la luz, algunos tan conocidos como Planta 4ª, Tapas, El crimen del Padre Amaro o La noche de los girasoles.

La modificación en las condiciones sociales de los países latinoamericanos en los últimos tiempos se refleja claramente en la temática de los proyectos. Según Aramburu, "hace unos años las producciones que provenían del continente americano reflejaban violencia, ahora que su situación es cada vez más estable surgen ideas de otros géneros". Por otra parte, la crisis en la que está sumido el cine español también se pone de manifiesto en este encuentro, "las productoras españolas se dan cuenta de que en latinoamerica es posible hacer proyectos porque hay dinero, necesitan encontrar coproductores de allí para sacar adelante sus películas".

Vlamyr Vizcaya y Jennifer Romero son los representantes de El Tuerto Producciones y en la pasada edición ya lograron promover uno de sus proyectos. Vuelven este año desde Colombia porque "en el foro se encuentran proyectos de todo el mundo, puede surgir una asociación con cualquier persona con la que estés hablando". Su proyecto nace de un cortometraje que a su vez surge de una canción del músico mexicano César López, La niña de las trenzas. Esta pieza musical inspiró a Vizcaya en la creación del corto Soñadores, que cuenta la historia de una niña colombiana que reside en un área rural y es reclutada forzosamente por un grupo ilegal que participa en el conflicto armado colombiano. El cortometraje es, además, el inicio de María vuelve a casa. Años después, la niña protagonista de este relato, regresa a la sociedad encontrándose con graves dificultades;, ese es el argumento de este drama social que pretende ser una denuncia de la situación que se sigue viviendo en Colombia, "miles de niños son tomados por la fuerza y forman parte del ejército y las guerrilas sin ser conscientes de lo que realmente pasa en el país", pone de manifiesto Vizcaya.

Diego Ramírez, colombiano y representante de 64-A Films, ofrece una producción basada en hechos reales. La directora de Matar a un hombre cuenta su experiencia personal en esta película que trata sobre la búsqueda de respuestas y la necesidad de perdonar. Una joven veinteañera ve cómo asesinan a su padre ante sus ojos. Ante la impasibidad de la Policía, que deja de investigar su caso, ella dedica su vida a la búsqueda del criminal y a encontrar la respuesta al porqué de tal homicidios. Cuando da con el asesino y descubre que éste no puede darle la contestación que ella ansía, se plantea que quizás el mejor camino sea el perdón. En cuanto al foro, Ramírez opina que "es el lugar perfecto para compartir lo que se está haciendo. Uno no sólo encuentra a alguien que participe en su proyecto, sino que también encuentra producciones en las que participar".

El primer largometraje de animación en 3D coproducido entre España y Cuba es Meñique, realizado por los estudios ICAIC. Sus responsables, Julio Casal y Mamen Quintas, siguen el foro desde hace muchos años porque "el mercado latinoamericano es muy natural y siempre hay grandes producciones". Esta iniciativa pretende poner en valor el cuento de Meñique partiendo de la adaptación de José Martí. Cuenta con la dirección de Ernesto Padrón y con la aportación de Silvia Rodríguez, quien ha compuesto cinco canciones inéditas para el proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios