Pasarela

Kortajarena hasta en la sopa

  • El modelo vasco será imagen de Tom Ford, Donna Karan y Hugo Boss durante la próxima temporada

Comentarios 0

Comenzó en la moda casi por casualidad cuando aún era un niño. Reticente, su primer objetivo fue ganarse unas perrillas y conocer otros países. Ahora es uno de los modelos más cotizados del panorama internacional y se mueve por la mayoría de las ciudades del mundo como pez en el agua. Su nombre es Jon Kortajarena, ese objeto del deseo al que sus rasgos masculinos, cuerpo de infarto y aire de chico rebelde le hacen irresistible. A sus 26 primaveras, este vasco ha trabajado con los mejores diseñadores del mundo, ha sido portada de las principales publicaciones de moda del planeta y es uno de los rostros más aplaudidos en pasarelas tan prestigiosas como Milán o París. Se codea con grandes profesionales de la moda y su popularidad va en alza. A día de hoy, puede presumir de tener un puesto más que considerable en el ranking de los modelos más solicitados y perseguidos a nivel internacional. Su nombre reza en el top ten de dicha lista, un sitio que muchos sueñan con tener algún día. Él, en cambio, cree que la suerte ha sido el factor clave para que su meta de triunfar en el complicado mundo de la moda se haga realidad, un mérito que no es fruto de la casualidad sino de muchas horas de vuelo, duras sesiones de fotografía y un sinfín de casting.

Fue descubierto en un show de Barcelona cuando aún era menor de edad y le costó mucho trabajo que sus padres le permitiesen dejar su Bilbao natal para cumplir el sueño americano; teniendo en cuenta que es uno de los modelos más ricos según Forbes, no se equivocaron con su decisión. Ahora, y tras un intenso año de trabajo en el que lo hemos visto desfilando en distintas pasarelas del mundo, acaba de fichar por Donna Karan y Hugo Boss para la próxima temporada. Dos firmas para las que ha posado muy sensual y sugerente. Además, vuelve a ser la imagen de su diseñador de cabecera, Tom Ford. Para el estadounidense, Kortajarena es su modelo fetiche, el cuerpo perfecto para dar forma a sus ideas.

Para la línea más juvenil de Donna Karan ha posado el bilbaíno, junto a Anne Vyalitsyna y la imponente Izabel Goulart, con prendas de los años 50 y haciendo alarde de su puntito canalla mientras recorre en moto las calles de la Gran Manzana. Un estilo que dista mucho de la imagen de gentleman de la que presume en la nueva campaña de Tom Ford. Para esta marca, luce unas gafas de pasta que a pocos sentarían tan bien. Para Hugo Boss, en su línea Orange, ha protagonizado una original sesión en Amsterdan donde conduce una bicicleta.

El modelo asimilia el éxito como puede y se define como un buen comilón. Mezclar ropa y seguir las tendencias son sus hobbies favoritos, aunque lo que más le gusta es escaparse con su perro por los rincones más recónditos de su tierra. Este verano no parará de trabajar, aunque espera poder tomarse un descanso y desconectar antes del nuevo curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios