Pasarela

Curro Romero niega que tenga un hijo secreto

  • Un hombre de 60 años, hijo de una bailarina de cabaret ya fallecida, reclama la paternidad del ex torero.

Curro Romero. Curro Romero.

Curro Romero. / Efe

"Es verdad que Curro Romero ha tenido muchas novias, pero no habían aparecido niños". La periodista Beatriz Cortázar ha dado este dato en el programa Es la mañana de Federico, de Federico Losantos en esRadio, en respuesta a la noticia que ha publicado la revista Pronto en exclusiva acerca de que "un presunto hijo secreto del ex torero reclama su paternidad en los tribunales".

Curro Romero y su actual mujer, Carmen Tello. Curro Romero y su actual mujer, Carmen Tello.

Curro Romero y su actual mujer, Carmen Tello. / Europa Press

"Esta información de Pronto ya circuló por más medios, pero como no había esa claridad que a veces se necesita para esta información sensible, se paró. Finalmente ha visto la luz", afirmó la tertuliana. "La información que tengo por la vía familiar de Curro Romero es que niega la mayor sobre esa relación con la madre. No hubo relación como tal", ha explicado Cortázar en este programa de radio. "Curro en esa época era torero y no va a negar que se han corrido juergas enormes en cabarets, tablaos... la España de entonces, las juergas que se corrían y los medios que se ponían, no eran los que se deberían poner", añadió Cortázar.

Portada de la revista Pronto en la que ha aparecido la noticia. Portada de la revista Pronto en la que ha aparecido la noticia.

Portada de la revista Pronto en la que ha aparecido la noticia. / Pronto

José Antonio Arias García, un madrileño de 60 años, es quien está luchando para que el ex matador le reconozca como su hijo y que ahora ha llevado el caso a los tribunales después de una primera demanda de paternidad que fue rechazada. Esto ocurrió en 1989 y, entre otras cosas, fue desechada porque la propia madre del demandante, María del Carmen Arias García, no deseaba que el asunto tomara trascendencia pública. 

Inscrito en el registro civil con los apellidos de su madre en 1959 (y criado así como hijo de madre soltera) en la España de posguerra, José Antonio fue descubriendo su historia poco a poco: su madre fue bailarina de cabaret que, como mucha  gente en aquella época, frecuentaba uno de los bares más de moda de la capital, el Pasapoga, donde una noche conoció a Curro Romero, quien estaba empezando en el toreo y su nombre comenzaba a ser muy conocido. 

Curro Romero, toreando en su juventud. Curro Romero, toreando en su juventud.

Curro Romero, toreando en su juventud.

Según la actual versión de José Antonio, su madre y el torero se sienten atraídos y acaban la noche en una pensión de la calle Hortaleza. Tal y como explica Pronto, poco después la carrera de Curro Romero despunta y se marcha a Perú, volviendo poco después a España como uno de los grandes toreros de aquel tiempo. María del Carmen le confiesa que está embarazada y, ante el temor de ser madre soltera en aquella época, le pide casarse, algo a lo que el novillero se niega rotundamente y se rompió el contacto. 

Boda de Curro Romero y Conchita Márquez Piquer en 1962. Boda de Curro Romero y Conchita Márquez Piquer en 1962.

Boda de Curro Romero y Conchita Márquez Piquer en 1962.

Tres años después, en 1962, María del Carmen descubrió que Curro Romero se casa con Conchita Márquez Piquer, hija de la famosa cantante. José Antonio explica que hasta mucho después de aquello no se vio con fuerzas para hablar con su supuesto padre. "Él me dijo que no negaba nada, que había estado con una mujer un tiempo en Madrid y que había tenido un hijo, pero no sabía si era yo", afirma en su declaración. Tras este encuentro, aceptó hacerse la prueba, pero hubo quienes le quitaron esa idea de la cabeza, cuenta José Antonio, y desde entonces se siguieron viendo, pero sin mostrar Curro demasiado interés. "Creo que su familia le dijo que no se hiciera las pruebas. Concretamente, por unas declaraciones que leí en su día, creo que fue su madre, mi abuela, la que puso la venda antes de la herida. Y las hermanas también influyeron", ha revelado. 

Curro Romero, en los años 50. Curro Romero, en los años 50.

Curro Romero, en los años 50.

Después hubo un intento de hacer la prueba de paternidad pero no se presentó. Luego, un fallo en los plazos retrasó toda la burocracia. Y por último María del Carmen, fallecida hace 11 años, se negó a continuar con aquello. "Dictaron sentencia y se cerró el caso", ha desvelado a la revista, así como la utilización de un detective privado. Este consiguió la boquilla de un cigarro de Conchita Romero López, la hija de Concha y Curro. Sobre el resultado, José Antonio no tiene dudas: "Estoy emparentado con ella al 99,98%" de posibilidades. Por eso ha presentado una nueva demanda, para "dejar de ser el hijo de la bailarina", un recurso que espera que llegue a la Audiencia (ha sido previamente desestimado por la justicia sevillana) o si esta ratifica la anterior sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios