Negligencia

Condenan al SAS por la muerte de un recién nacido

  • La sentencia achaca el fallecimiento del bebé a una mala actuación sanitaria durante el parto

Una mujer embarazada durante una revisión en un centro hospitalario Una mujer embarazada durante una revisión en un centro hospitalario

Una mujer embarazada durante una revisión en un centro hospitalario / Archivo

Un juzgado de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a una indemnización de 163.745 euros por la muerte de un recién nacido debido a una mala actuación sanitaria durante el parto en el hospital público Virgen del Rocío de la ciudad andaluza.

La sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 8 de Sevilla, que es firme porque no ha sido recurrida, se refiere a hechos ocurridos el 12 de junio de 2016, cuando una mujer de 38 años acudió al centro sanitario con una gestación de riesgo, según la Asociación El Defensor del Paciente que ha llevado el caso.

La mujer presentaba una gestación de riesgo al ser portadora de una cesárea previa que precisó una incisión uterina en t invertida, una circunstancia que con un parto controlado no causa problemas en los gestantes, ni siquiera en caso como este de sietemesinos, añade la asociación.

Pese a que el hospital público sevillano conocía este dato, en lugar de dejar a la mujer ingresada por la mañana le dieron de alta, ha explicado la abogada María Jesús Villalpando, que ha tramitado el caso.

Como la mujer sentía el mismo dolor, acudió de nuevo, por la tarde, al mismo hospital, donde se la monitorizó a las 18:34 para controlar el bienestar del feto, aunque no constan ni las gráficas de monitorización, que "desaparecieron", ni los controles de constantes, añade la letrada.

En la sentencia, recogida por EFE, se explica que a las 19:00 se había constatado la situación de "absoluta gravedad" del feto pero no se actúa hasta las 19:55, cuando se ordena una cesárea urgente por bradicardia (frecuencia cardíaca por debajo de lo normal), pero "nada consta en la historia clínica, ninguna anotación, ninguna actuación", lamenta el fallo judicial.

"Se había duplicado el tiempo máximo establecido por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, entre 20 y 30 minutos, para el caso de amenaza inmediata para la vida de la madre o del feto (en este caso, del feto), desde que se había constatado esta situación de absoluta gravedad a las 19:00. Este retraso fue fatal para el feto, que nació sin vida", concluye la sentencia.

El bebé nació a las 20:05 en muy malas condiciones y termina falleciendo "literalmente asfixiado", subraya la abogada de la asociación, que pide revisar los protocolos de actuación obstétrica en los hospitales públicos, de los que critica las "carencias importantes" que tienen así como la falta de medios humanos y técnicos, lo que provoca "excesivas muertes de bebés".

De la indemnización acordada, 70.400 euros son para la mujer por la muerte de su hijo, 72.954 euros por las secuelas y 20.400 euros para otro hijo por la muerte de su hermano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios