Macrocausa de Invercaria Cristóbal Cantos insiste en que le ordenaron "fabricar" los expedientes

El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos. El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos.

El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos.

El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos ha reiterado este lunes en la Audiencia de Sevilla que la ex presidenta de Invercaria Laura Gómiz le ordenó en mayo de 2011 que "fabricaran" los documentos que faltaban en los expedientes de los préstamos acordados con anterioridad por esta sociedad pública de capital riesgo.

Cristóbal Cantos, que ha prestado declaración en el primer juicio de Invercaria, ha señalado que entre finales de 2010 y principios de 2011, cuando había estallado el caso de los ERE fraudulentos, le dieron instrucciones de que todos los procedimientos de préstamos que analizaban tenían que estar incluidos en el programa informático Trewa de la agencia Idea, lo que implicaba introducir unos 60 proyectos. Según el testigo, que ha sido criticado con vehemencia por la propia Invercaria en otra de las piezas, al revisar los proyectos detectaron una serie de carencias, como la falta de "documentación preceptiva", entre ellas la propuesta de inversión.

Ante estas deficiencias, la respuesta de Laura Gómiz, según ha insistido el testigo fue la siguiente: "Que lo fabriquemos". Por ello realizó una grabación el 24 de mayo de 2011 que aportó en su denuncia inicial, en la que Laura Gómiz les "ilustra sobre cómo se rellena Trewa y teníamos que inventarnos los campos como si estuviéramos en 2008", es decir, con anterioridad a la presentación de los proyectos.

Cristóbal Cantos, cuya denuncia contra Laura Gómiz por graves coacciones acabó en una sentencia absolutoria, ha afirmado que Laura Gómiz había ordenado previamente a sus subordinados que hicieran "cosas extrañas", como la recopilación de documentos y que hicieran actuaciones ya supuestamente realizadas, y eso fue lo que le motivó a grabar las reuniones con su jefa.

En esa reunión del 24 de mayo de 2011 Cristóbal Cantos dice que fue "amenazado" por Laura Gómiz, diciéndole que si no hacía lo que le ordenaba se iría "a la calle", y la ex presidenta "ejecutó la amenaza", porque poco después lo despidieron. Cantos recurrió a los tribunales para que anularan el despido pero el juez le dio la razón a Invercaria. Según el testigo, se negó a hacer lo que le pedían "por cuestiones éticas" porque se trataba de "fabricar la información que faltaba" en los expedientes, como la propuesta de inversión.

Dos días después de esa reunión que grabó, el 26 de mayo, envió un informe oficial a Gómiz informándola de que no existe la documentación sobre el préstamo de Aceitunas Tatis, y Gómiz le respondió que eso mismo "podía poner ella de otras empresas". Cantos dice que entonces le aconsejó que elevara su informe al consejo de Administración de Invercaria, "porque sospechaba que no sabían esto", y también le recomendó que se lo mandara al presidente de la agencia Idea. Y después de ese informe, lo despidieron, ha reiterado.

Análisis de la "viabilidad financiera"

El ex director de Promoción, que ha reconocido que está encausado en dos de las piezas de la macrocausa, ha dicho que su departamento realizaba un "preanálisis financiero" para ver que la documentación que aportaba el promotor era suficiente o las características del proyecto se adaptaban a la figura del capital riesgo, analizando su "viabilidad financiera". Ha dicho que su departamento recibía entre 150 y 250 proyectos al año, de los cuales sólo pasaban entre 10 y 20 al departamento de análisis, y ha hecho hincapié en que ambos departamentos -Promoción y Análisis- eran compartimentos "estanco", separados en sus funciones y "nunca se fusionaron".

En contra de lo que en el juicio ha declarado el ex presidente de Invercaria Tomás Pérez-Sauquillo, el testigo ha afirmado que la sociedad sí disponía de un "manual de procedimiento" a la hora de tramitar los proyectos y que consistía en el "plan director 2005-2008" que duró hasta 2010, y luego en 2011 se incorporó el manual de los Jeremi a través de la aplicación informática Trewa. Cantos ha negado que él participara en la elaboración del plan director, aunque sí ha reconocido que en 2005, cuando aún estaba trabajando en otra empresa pública, Pérez-Sauquillo le pidió que "le diera su opinión" sobre el borrador del plan director y se incluyeron una serie de "recomendaciones" equiparándolo a lo que había en la empresa en la que trabajaba en ese momento.

Sobre el caso concreto que se está enjuiciando, el préstamo de 100.000 euros a la empresa de La Carolina (Jaén) Aceitunas Tatis, Cantos ha aseverado que "nunca" analizó este proyecto, ni informó de que había pasado el preanálisis financiero porque, "ni siquiera leyó la documentación" porque Pérez-Sauquillo el dijo que "no era un proyecto para analizarlo". Según Cristóbal Cantos, no fue hasta una reunión celebrada en octubre de 2009 en el restaurante Río Grande, en la que participaron las dos socias promotoras de Tatis y el presidente de Invercaria, cuando se entera de que la sociedad pública "le ha dado un préstamo y hay una línea de aval de la agencia Idea" a esta empresa.

Las responsables de Tatis, según Cantos, pidieron entonces "más dinero" y Pérez-Sauquillo les dijo que solicitaran otros 350.000 euros, dado que su límite para la concesión en su condición de presidente estaba en 450.000 euros, según el testimonio que ha ofrecido el ex director de Promoción ante los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla.

En Tatis, ha añadido, "faltaba el plan de negocio, las cuentas anuales y el impuesto de sociedades de varios ejercicios", ha afirmado el testigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios