Movimiento vecinal

El "okupa" violento de la Barriada Villegas, encarcelado por conducir sin carnet

  • La pandemia ha suspendido tres veces el juicio en el que le piden 9 años de cárcel

Venta de droga a través de la ventana del "okupa" Venta de droga a través de la ventana del "okupa"

Venta de droga a través de la ventana del "okupa"

El okupa violento de la Barriada Villegas, que tienen pendiente un juicio por tráfico de drogas y varios más por amenazar y agredir a sus vecinos, se encuentra en la cárcel desde el pasado lunes día 5, en cumplimiento de una condena por conducir sin carnet.

Fuentes del caso informan a este periódico de que Ismael F.R. fue encarcelado por impago de la multa que le impusieron por conducir sin carnet. Es una de las muchas condenas que pesan sobre él, que ya ha sido juzgado en varias ocasiones por agredir y amenazar a los vecinos que se oponían a la perrera ilegal que había instalado en el patio comunitario.

Hasta ahora ha sido condenado en siete juicios a diferentes penas de multa, prohibición de acercarse a los vecinos denunciantes y a arreglar un coche al que causó desperfectos.

Junto a estos juicios de faltas, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla ha suspendido ya en tres  ocasiones el juicio que debe celebrar contra él por presunto tráfico de drogas y robo violento de un perro, delitos por los que el fiscal pide para él nueve años de cárcel.

La primera suspensión fue el 15 de marzo, nada más declararse el estado de alarma por coronavirus. Posteriormente, el 15 de junio ni Ismael ni su amigo David R.H. se presentaron a juicio, por lo que la Fiscalía pidió su busca y captura. En septiembre pasado, el juicio se suspendió de nuevo porque un familiar del okupa estaba aislado por COVID-19.

Ismael y David están acusados de acudir sobre las 00:50 horas del 4 de abril de 2019 a una vivienda, armados con un palo y un cuchillo de cocina. Allí empujaron a la mujer que les abrió e iniciaron un forcejeo con ella y otro morador hasta que lograron apoderarse de un perro de raza american bull valorado en 150 euros. También ocasionaron desperfectos en la casa valorados en mas de 500 euros.

El 16 de mayo de 2019, cuando agentes del Cuerpo Nacional de Policía acudieron a su domicilio para detenerlo, Ismael arrojó por la ventana de la cocina una bolsa que contenía 123 pastillas de MDMA (éxtasis) que el acusado pretendía destinar a la venta, así como una balanza de precisión. El valor de la droga en el mercado hubiera alcanzado los 1.263 euros.

El fiscal pide para ambos acusados cinco años de cárcel por robo con violencia y para Ismael otros cuatro años por un delito contra la salud pública. Junto a la pena de cárcel, pide que los dos procesados indemnicen a las víctimas del robo en 650 euros y para Ismael reclama otra multa de 2.000 euros.

La acusación particular que ejercen las víctimas del robo solicitan para cada procesado 5 años de cárcel y el pago de los 1.000 euros que, según valoran, costaba el perro. Reclaman otros 5.000 años por daño moral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios