Detención ilegal y daños

En busca y captura un indigente que acosó a un discapacitado que lo había acogido en su casa de Sevilla

  • La víctima, que ya ha fallecido, lo sacó de la calle y cinco años después el otro empezó a insultarlo y mostrarse agresivo, hasta que lo retuvo contra su voluntad tras destrozarle el televisor, un reloj y el váter

  • La Fiscalía pide tres años de cárcel para el investigado, que no se presentó al juicio y no está localizable

  • "Llevo el demonio dentro de la cabeza"

Los hechos ocurrieron en la calle Virgen de Luján.

Los hechos ocurrieron en la calle Virgen de Luján. / José Ángel García

La Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla ha emitido una orden de busca y captura para que se encuentre a un indigente que debería haber sido juzgado ayer y que no se presentó al juicio. José María F.C. está acusado de destrozar parte del mobiliario de un vecino de Los Remedios que lo había acogido en su casa para que lo ayudase con la comida, la lavadora y otras tareas domésticas. La víctima, un discapacitado físico ya fallecido, intentó salir de allí cuando vio el panorama, pero el encausado se lo impidió. Fue necesario que llegasen los bomberos y echasen la puerta abajo para liberar al hombre.

El investigado venía de vivir como sin techo en el Parque de los Príncipes. En 2014, la víctima lo acogió en su domicilio de la calle Virgen de Luján. Durante cinco años no ocurrió nada (que se sepa), pero en agosto de 2019 se torció la relación, supuestamente por un giro en el comportamiento de José María F.C. Según la Fiscalía, a partir de ese mes mostró “una actitud insultante y violenta” hacia el dueño de la casa y otros vecinos del bloque. El 5 de septiembre, de hecho, golpeó la puerta de una vecina con un martillo.

Dos días después, el acusado le dijo a su anfitrión “me tienes hasta los cojones” y destrozó un televisor, un reloj de pared y el váter. Cuando la víctima trató de abandonar la casa, se lo impidió. Al oír gritos de “socorro”, los vecinos avisaron a la Policía, pero ni así les abrió la puerta. Estos hechos han llevado a la Fiscalía a pedir tres años de cárcel por un delito de detención ilegal y una multa de 3.240 euros por otro de daños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios