MAGRUDIS La empresa cárnica del hijo del dueño de Magrudis no figura en el Registro Sanitario

La Guardia Civil precinta la nave de la empresa Magrudis. La Guardia Civil precinta la nave de la empresa Magrudis.

La Guardia Civil precinta la nave de la empresa Magrudis. / Juan Carlos Vázquez

FACUA-Consumidores en Acción ha asegurado que Elaborados Cárnicos Mario SLU, la empresa del otro hijo del dueño de Magrudis que fue registrada por la Guardia Civil, no está dada de alta en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos, pese a que está obligada para dedicarse a cualquiera de sus dos objetos sociales, tanto la distribución como la elaboración de alimentos. Asimismo, la asociación ha verificado que esta empresa no tiene ningún inmueble a su nombre, ni en Sevilla ni en el resto de España, al igual que ocurre con Magrudis SLU.

Mario Marín Rodríguez, hijo del dueño de Magrudis y hermano del administrador único, es propietario de otra empresa domiciliada también en la calle Pino Silvestre, ubicada en la nave 21 del Polígono Industrial El Pino de Sevilla. Se trata de la nave contigua a la de Magrudis (número 20) y ambas fueron registradas este martes por la Guardia Civil.

La empresa se denomina Elaborados Cárnicos Mario SLU y se constituyó en octubre de 2017. Según figura en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), su objeto social es tanto "la intermediación del comercio de productos alimenticios, bebidas y tabaco" como "industria y elaboración de productos cárnicos", ha afirmado Facua. Se trata de una Sociedad Limitada Unipersonal cuyo administrador y socio único es Mario Marín Rodríguez. Por su parte, su hermano Sandro José figura como administrador y socio único de Magrudis SLU.

En la querella que presentó el pasado 23 de agosto, FACUA señaló al padre de ambos, José Antonio Marín Ponce, como administrador de hecho de Magrudis y así lo presentó la titular del Juzgado de Instrucción número 10 Sevilla en su auto de admisión a tramite. En el curso de las pesquisas se ha apuntado que Marín Ponce es el auténtico propietario del negocio y que su hijo Sandro José no es más que un testaferro.

Según el perfil de Elaborados Cárnicos Mario SLU en Infojobs, esta empresa contaría con ocho trabajadores. Las únicas cuentas depositadas en el Registro Mercantil son las relativas a 2017, año en el que sólo estuvo en activo durante el último trimestre.

Tanto Marín Ponce como sus dos hijos siguen este miércoles en la comandancia de la Guardia Civil de Montequinto, donde los agentes de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) continúan practicando diligencias y están a la espera de pasar a disposición judicial, algo que previsiblemente se producirá este jueves, después de que este martes fueran detenidos en una operación de la Guardia Civil en la sede de Magrudis.

Cinco detenciones, dos puestos en libertad

Los agentes de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) de la Guardia Civil detuvieron el martes 24 de septiembre a cinco personas en el marco de una operación desarrollada por el brote de listerioris que ha provocado tres muertes y ha afectado a 216 personas. Los arrestados son el gerente de Magrudis, José Antonio Marín Ponce, sus dos hijos, Sandro José y Mario Marín Rodríguez –el primero de los cuales figuraba como administrador de Magrudis–, su cuñada Isabel y Federico, un empleado de la empresa. No obstante, estos dos últimos arrestados quedaron en libertad a media tarde de ayer tras prestar declaración ante los investigadores, según confirmaron a este periódico fuentes de la investigación.

La operación comenzó a las ocho de la mañana, cuando los agentes de la Guardia Civil registraron dos domicilios en la localidad de Dos Hermanas (Sevilla), en concreto la vivienda del gerente y de su cuñada Isabel. El registro de estos inmuebles se prolongó durante varias horas y, al término del mismo, la Guardia Civil trasladó a tres de los arrestados hasta las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Montequinto para continuar con las diligencias.

Los detenidos y la comisión judicial, encabezada por la juez Pilar Ordóñez y el letrado de la administración de Justicia, llegaron a Magrudis unos minutos antes de las 12:00 horas y a partir de ese momento se desarrolló el registro por espacio de unas dos horas. El registro en busca de pruebas para la investigación finalizó sobre las dos de la tarde y en ese momento los dos hijos del empresario, Sandro José y Mario Marín Rodríguez, fueron conducidos a la Comandancia de la Guardia Civil.

La actuación de la Guardia Civil llega se ha producido tan sólo unos días después de que se haya conocido que Magrudis no informó de la infección de listeriosis en un lote de sus productos en febrero pasado, cuando fue detectado por el laboratorio Microal , y esperó a que se decretara la alerta sanitaria en el mes de agosto.

La juez Pilar Ordóñez tiene ya en su poder el informe del laboratorio Microal que confirma que Magrudis conocía desde el pasado mes de febrero que un lote de productos que comercializaba bajo la marca La Mechá habían dado positivo en listeria y a pesar de ello continuó vendiéndolos hasta que se produjo la alerta sanitaria, en el mes de agosto.

El administrador y el gerente de Magrudis Sandro José Marín Rodríguez y José Antonio Marín Ponce, respectivamente, aseguraron en agosto pasado que ninguno de los análisis que encargaron antes de que se decretase la alerta alimentaria habían dado positivo.

El 18 de febrero de este año Magrudis presentó en el laboratorio Microal –una empresa de control de calidad e investigación fundada en 1983 y que está especializada en el sector agroalimentario y medioambiental– dos muestras de su carne mechada para la realización de sendos ensayos analíticos microbiológicos con el objetivo de determinar si tenían presencia o no de salmonela y listeria. El 22 de febrero, el laboratorio Microal comunicó por correo electrónico a Magrudis que una de las muestras había dado positivo en listeria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios