Actualidad

El hombre que apuñaló a su ex suegro: "No sé que había en mi cabeza. Pido perdón a la familia"

El hombre que apuñaló a su ex suegro: "No sé que había en mi cabeza. Pido perdón a la familia"

El hombre que apuñaló a su ex suegro: "No sé que había en mi cabeza. Pido perdón a la familia" / José Ángel García

Francisco G. M., conocido como El Monte, ha reconocido que el 5 de septiembre de 2022 apuñaló a su ex suegro en la zona de las 800 viviendas de Sevilla. Según declaró el acusado ante el tribunal del jurado que enjuicia el caso en la Audiencia Provincial de Sevilla, acudió hasta la vivienda de la víctima buscando a su entonces pareja, a la que había agredido y había ido a refugiarse a casa de sus padres. Allí empezó una discusión a través de la ventana que terminó con el hombre apuñalado. El acusado ha afirmado que iba drogado " con alcohol, coca y pastillas. No me acuerdo muy bien. Creo que ya llevaba el cuchillo".

Todo transcurrió entre las 18:00 y las 20:00. Al no encontrar a su ex mujer, con la que habían discutido a causa de la hija que tenían y a la que había agredido, ella huyó con su abuela a casa de sus padres. Hasta allí se acercó El Monte, llamándola a gritos, aunque le dijeron que no estaba y él se fue, volvió al rato "montado en un patinete y sin camiseta", según algunos testigos. 

Entonces, la víctima bajó al ver cómo le rompía los cristales del coche. Empezó una nueva pelea que terminó cuando el acusado le clavó dos veces el cuchillo a la víctima por la espalda. "No sé que había en mi cabeza cuando hice eso", aseguró el acusado ante el tribunal. Un cuchillo que, según declaró la jefa del Grupo de Homicidios, "fue quitado al hombre en el camino al hospital, donde lo llevó un vecino que había presenciado los hechos en el coche". Allí, la mujer lo entregó a la seguridad del centro, que lo facilitó a la Policía. 

El Monte afirmó ante el tribunal del jurado que tiene un consumo continuado de drogas y alcohol desde los 14 años y aseguró que no hubiera apuñalado al hombre "de no ser por el consumo de droga. Pido perdón a la familia". Al comenzar el juicio, la defensa aportó un par de informes sobre la drogadicción del acusado: uno del SAS y otro del centro penitenciario donde Francisco G. M. lleva dos años en prisión provisional. En ellos se recoge además una patología psiquiátrica asociada a este consumo.

La Fiscalía pide 20 años de cárcel para el procesado, que con 35 años tiene un historial delictivo con 56 detenciones. En su expediente le constan arrestos por todo tipo de robos, aunque se había especializado en los robos con fuerza mediante el método del alunizaje. De hecho, según declaró la jefa del Grupo de Homicidios durante la primera sesión del juicio, el acusado agredió a varios agentes durante su detención en Los Pajaritos y rompió la mampara y descolgó la puerta del vehículo cuando fue introducido en el coche por los agentes.

En su escrito de acusación, el Ministerio Público reclama para el acusado veinte años de prisión por un delito de asesinato, así como que indemnice con un total de 240.000 euros a la familia de la víctima. Por su parte, la Defensa explicó que modificará sus conclusiones solicitando el mismo delito que la Fiscalía y la acusación particular pero teniendo en cuenta las atenuantes de drogadicción y alteración de las facultades de su defendido por la patología psiquiátrica que sufre derivada del consumo habitual de varias sustancias estupefacientes.

El hombre falleció por las heridas sufridas, en concreto por un shock hipovolémico como consecuencia de una hemorragia interna severa causada por heridas con arma blanca que afectaron a órganos vitales, no presentando lesiones de defensa en los brazos o en las manos.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios