Violencia doméstica

Sale de la cárcel la mujer de 72 años que ató a su pareja y le apuñaló con dos cuchillos

  • Queda libre sin fianza tras cinco meses encarcelada

  • La jue le impone un alejamiento por el “peligro objetivo” para la víctima y su “sosiego”

Patrulleros de la Guardia Civil Patrulleros de la Guardia Civil

Patrulleros de la Guardia Civil / Antonio Pizarro

El juzgado número 4 de Sanlúcar la Mayor ha dejado libre sin fianza a la mujer de 72 años que en agosto de 2020 ató a su pareja y le apuñaló con dos cuchillos -uno de los cuales casi le alcanzó al corazón- después de una discusión en su domicilio de Villanueva del Ariscal.

El juzgado, con el apoyo de la Fiscalía, atendió la petición de la defensa y autorizó el pasado 20 de enero la salida de la cárcel de Magdalena L.L. sin necesidad de depositar fianza y con una orden de alejamiento a más de 300 metros del agredido Juan M.C. y la prohibición de comunicar con él por cualquier medio.

La agresión se produjo el 17 de agosto de 2020 en la vivienda que compartían, cuando la pareja mantuvo una discusión. El hombre, de 70 años, se quedó dormido y entonces la mujer le ató una mano y un pie y le clavó dos cuchillos: El primero penetró en el hemirtórax izquierdo en el tercer espacio intercostal y, como la agresora no podía extraerlo, le clavó una segunda arma en el hueco supraclavicular.

Fue la propia agresora quien llamó a los servicios de emergencia, que trasladaron a la víctima al hospital Virgen del Rocío, donde fue operado con pronóstico  muy grave.

Temor a que se produzcan conductas más graves

Según el auto al que tuvo acceso este periódico, los hechos revisten entidad suficiente para “afectar al sosiego y tranquilidad” de la víctima, para quien existe un “peligro objetivo” por el temor de que “se repitan conductas similares o más graves”. Pero también tiene en cuenta que la prisión provisional es una "medida excepcional".

Por ello, “al ser necesario proseguir la instrucción y que sigan tutelados los intereses de la víctima, con el fin de evitar cualquier situación objetiva de riesgo o confrontación”, la juez prohíbe a Magdalena aproximarse a su pareja o al lugar donde se encuentre en un radio de 300 metros, así como comunicar con él por cualquier medio.

También le impone la entrega de su pasaporte y la prohibición de salir del territorio español para “evitar que se sustraiga a la acción de la Justicia puesto que los hechos que se imputan reviste mucha gravedad”. También deberá presentarse en el juzgado  los días 1 y 15 de cada mes.

Aunque la medida de prisión incondicional fue ratificada por la Audiencia provincial en octubre, ahora la Fiscalía no se ha opuesto a la salida de la cárcel de la acusada y la juez recoge que “la instrucción es sencilla y quedan pendientes de practicar escasas diligencias esenciales de investigación”, por lo que es previsible que “en un plazo razonable” sean enjuiciados los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios