Brote de Listeriosis

La juez embarga la maquinaria y otros enseres de Magrudis

  • Una comisión judicial encabezada por la instructora se personó en las instalaciones de la empresa en el Polígono el Pino

La Guardia Civil llega ayer a las naves de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario para proceder al embargo de la maquinaria. La Guardia Civil llega ayer a las naves de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario para proceder al embargo de la maquinaria.

La Guardia Civil llega ayer a las naves de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario para proceder al embargo de la maquinaria. / antonio pizarro

La titular del juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla, Pilar Ordóñez, que investiga el mayor brote de listeriosis detectado en España, se desplazó ayer a las naves de Magrudis y de Elaborados Cárnicos Mario en el polígono industrial El Pino para proceder al embargo de los bienes muebles de ambas empresas.

En junio pasado, el juzgado decidió embargar los “enseres, bienes muebles, maquinaria industrial, cámaras frigoríficas u otras de similares características” que pueda haber en la sede de la empresa, en la nave del Polígono industrial El Pino de Sevilla, pero la diligencia de embargo no se ha podido materializar hasta el día de ayer debido a que se mantenía el estado de alarma por la crisis derivada del coronavirus. Para llevar a cabo la diligencia de embargo, la instructora pidió previamente a la Junta de Andalucía que designara el personal adecuado para el “desmontaje y traslado de la maquinaria de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario al depósito judicial”.

La diligencia de embargo no se pudo hacer antes por el estado de alarma con motivo del Covid-19

De la misma forma, se acordó el nombramiento de un perito judicial para que, provisto de una cámara fotográfica, procediera a llevar a cabo el examen de los bienes muebles, con la finalidad de realizar con posterioridad un informe fotográfico y pericial.

La juez ordenó el embargo de las cuentas, la maquinaria y seis vehículos de los dueños de Magrudis, al no haber satisfecho la fianza de cinco millones de euros que se le impuso en febrero pasado para hacer frente de las posibles responsabilidades civiles derivadas de esta alerta sanitaria que provocó cuatro muertes, seis abortos y más de 200 afectados.

El juzgado embargó las cuentas y bienes de los dueños de la empresa, en total cinco personas: José Antonio Marín Ponce, su esposa Encarnación Rodríguez, los hijos Sandro José y Mario Marín Rodríguez, y su cuñada, Isabel Rodríguez.

La comisión judicial, con los peritos, antes de acceder a las naves. La comisión judicial, con los peritos, antes de acceder a las naves.

La comisión judicial, con los peritos, antes de acceder a las naves. / antonio pizarro

En el caso de José Antonio Marín, como no aparece que sea titular de ningún bien, el juzgado embargó las cantidades que posee en las cuentas corrientes a su nombre, mientras que en el caso de la mercantil Magrudis, además de las cuentas, se decidió el embargo de cinco vehículos: un Peugeot 308, una furgoneta Renault Trafic, un Nissan Juke, un Seat Ibiza y un Volkswagen Polo.

En cuanto a Sandro José Marín, además de las cuentas, se embargó un vehículo, un BMW520D, también un contrato de valores y “los derechos que tiene sobre la marca La Mecha del todo natural”, que está inscrita en la oficina de marcas y patentes.

A la esposa del dueño, Encarnación Rodríguez, se le embarga además de las cuentas un plan de pensiones, y a su hermana, Isabel Rodríguez, el 50% de un piso de su propiedad, según el decreto de embargo del juzgado, que tiene fecha del 19 de mayo pasado.

La juez de Instrucción número 10 de Sevilla impuso la fianza de cinco millones al entender que “existe peligro de no satisfacer las responsabilidades civiles”. Para fijar la cuantía, la magistrada tuvo en cuenta los cuatro fallecidos, los seis abortos, y las más de 200 personas afectadas por listeriosis provocada por el consumo de productos elaborados por Magrudis.

Asimismo, recordó en un auto que los gastos indirectos ocasionados a la Junta de Andalucía han sido cifrados, por el coste sanitario, en 3.428.663,02 euros, además de los ocasionados al Ayuntamiento de Sevilla y los que “aún no estén determinados”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios