Reyerta multitudinaria

La pandemia aplaza a octubre el juicio a seis ultras del Sevilla por la batalla campal del Papelón

  • Cuatro declaraciones deben hacerse mediante videoconferencia y hay que traducir previamente los documentos a remitir, explica el tribunal en la resolución en la que fija la vista oral para los días 6 y 7 de octubre

Los servicios de emergencia atienden a uno de los heridos en el interior del local de Reyes Católicos. Los servicios de emergencia atienden a uno de los heridos en el interior del local de Reyes Católicos.

Los servicios de emergencia atienden a uno de los heridos en el interior del local de Reyes Católicos. / el desmarque

La Audiencia de Sevilla ha decidido aplazar a octubre el juicio previsto para los días 3 y 4 de mayo contra los seis aficionados ultras del Sevilla por la multitudinaria pelea que tuvo lugar el 21 de noviembre de 2016 en la taberna El Papelón con aficionados de la Juventus de Turín en la taberna El Papelón de la calle Reyes Católicos. La Sección Tercera de la Audiencia ha acordado que el juicio se celebre los días 6 y 7 de octubre debido a que "cuatro de las testificales deben realizarse mediante videconferencia en el extranjero", para lo cual debe hacerse la "traducción de los documentos a remitir", y teniendo además en cuenta la "situación de pandemia actual" por el coronavirus, según explica el tribunal en una diligencia de ordenación a la que ha tenido acceso este periódico.

En este juicio, los seis acusados se enfrentan a una petición de la Fiscalía de tres años y nueve meses de cárcel y al pago de una multa de 6.300 euros. Por estos hechos fueron inicialmente detenidos 14 hinchas del Sevilla, pero al final la causa se dirige sólo contra seis de ellos, a los que la Fiscalía atribuye tres delitos, uno de desórdenes públicos, por el que reclama tres años de cárcel para cada uno; otro de riña tumultuaria, por el que pide nueve meses de cárcel; y un tercero de daños, por el que solicita una multa de 6.300 euros.

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía de Sevilla señala que los seis acusados son miembros de los "Biri" y que con motivo del partido entre el Sevilla y la Juventus de Turín tuvieron conocimiento de que varios aficionados del grupo italiano habían quedado para cenar la noche del 21 de noviembre de 2016 en la taberna El Papelón de Reyes Católicos. 

Dice el fiscal que los acusados, "con la intención de iniciar una pelea con los aficionados rivales y con el más absoluto desprecio a la paz social y a la integridad física de sus semejantes", se dirigieron al citado local junto a otros jóvenes no identificados, que sumaban en total 20 personas, portando "capuchas, bragas y pasamontañas" para evitar ser identificados, y haciendo uso de "objetos potencialmente peligrosos como botellas, palos y navajas".

Al llegar al establecimiento, prosigue la acusación pública, comenzaron a lanzar estos objetos, al grito de "Biris y Sevilla hooligans", así como cuantos otros encontraron a su mano, como sillas del restaurante, lo que provocó que los clientes tuvieran que parapetarse para evitar ser golpeados.

Además, tras un "primer ataque", simularon retirarse para que los ocupantes del local "creyeran que podían abandonarlo con seguridad", pero en ese momento realizaron una "nueva batida, lanzando más objetos si cabe y permitiendo que en el momento de caos, uno de los participantes en la pelea sacara una navaja" y agrediera a un joven de nacionalidad belga, seguidor de la Juventus, que cayó al suelo gravemente herido y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Sin embargo, la investigación no ha podido determinar quién fue el agresor de esta persona, señala el fiscal, que señala que otras dos personas sufrieron lesiones por los objetos lanzados, sin que tampoco se haya identificado al autor de la agresión.

Lo que sí asegura la Fiscalía es que las personas que se encontraban en los aledaños del local quedaron "atemorizadas", ocultándose en locales próximos o en sus domicilios hasta que comparecieron las dotaciones policiales, y fue en ese momento cuando los acusados y sus acompañantes huyeron del lugar.

La Policía detuvo inicialmente a 14 jóvenes por esta multitudinaria pelea, de los que 12 de ellos fueron puestos a disposición judicial. La juez decidió entonces dejarlos en libertad a todos, al entender que en ese momento de la investigación no se podía identificar al autor del apuñalamiento al ciudadano belga. La juez decidió además informar al Sevilla para que el club “adopte las medidas que considere oportunas respecto de los socios aquí detenidos”.

Varios meses después de la pelea, la Comisión Estatal Contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte impuso duros castigos de 60.001 euros y cinco años sin acceder a recintos deportivos a cada uno de los 14 hinchas del Sevilla que agredieron a aficionados de la Juventus en la taberna el Papelón de Reyes Católicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios