Poder Judicial

Sobria toma de posesión de Lledó en la Audiencia de Sevilla

  • Con mascarillas pero sin fotos, togas ni invitados

Entrega de una medalla de San Raimundo de Peñafort en 2002 Entrega de una medalla de San Raimundo de Peñafort en 2002

Entrega de una medalla de San Raimundo de Peñafort en 2002 / Juan Carlos Vázquez

Una de las muchas cosas que la crisis sanitaria del coronavirus se ha llevado por delante es la solemnidad de los actos judiciales. Buena muestra de ello ha sido la toma de posesión este miércoles de Carlos Lledó como presidente de la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla.

Ha tenido lugar en el despacho del presidente de la Audiencia, Damián Álvarez, con asistencia de seis personas: Begoña Rodríguez, representante del Poder Judicial en Andalucía Occidental; el juez decano de Sevilla Francisco Guerrero; el juez Álvaro Martín como miembro de la Sala de Gobierno del TSJA y el Letrado de la Administración de Justicia Luis Revilla.

La magistrada Carmen Barrero asistió en representación de la Sección Cuarta de la Audiencia, a la que Lledó pertenece desde 2008 y que a partir de ahora presidirá.

Antes del coronavirus, las tomas de posesión eran una ocasión para reencontrarse con compañeros a los que no se veía desde hacía meses debido a la dispersión de sedes. La seriedad de las togas reunidas en el salón de plenos no conseguía restar calor a los abrazos y bromas entre compañeros.

También acudían los colegios profesionales jurídicos y era frecuente la asistencia de representantes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, del Consejo General del Poder Judicial o de la Fiscalía General del Estado, que aprovechaban su viaje a Sevilla para tomar el pulso a los sentimientos de sus compañeros o recibir sus quejas.

Hoy no hubo abrazos ni tampoco familiares invitados. La toma de posesión fue un acto rápido, “formal pero sencillo” según los asistentes, en la mesa de reuniones del presidente de la Audiencia.

Todos iban sin toga (los actos judiciales se desarrollan así según las normas para la alerta sanitaria) y con mascarilla.

Tampoco hubo fotos ni la habitual foto de familia con las autoridades asistentes.

Carlos Lledó no ha utilizado los ocho días de que disponía entre su nombramiento y su toma de posesión. Su  sala ha sido una de las primeras en reactivarse durante la desescalada judicial pues ha fijado un juicio con jurado para el 20 de agosto, dentro del plazo del 11 al 31 habilitado judicialmente de manera extraordinaria.      

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios