Macrocausa de Isofoton

El ex presidente de Isofotón asegura que perdió 20 millones con su entrada en la empresa

  • Ángel Luis Serrano argumenta que "22 millones" que recibieron en avales de la Junta fueron para "pagar las nóminas" de los trabajadores y afirma que los gastos de personal ascendieron en tres años a 100 millones

El ex presidente de Isofotón Ángel Luis Serrano, a su llegada a los juzgados de Sevilla junto a su abogado, Jorge León Gross El ex presidente de Isofotón Ángel Luis Serrano, a su llegada a los juzgados de Sevilla junto a su abogado, Jorge León Gross

El ex presidente de Isofotón Ángel Luis Serrano, a su llegada a los juzgados de Sevilla junto a su abogado, Jorge León Gross / josé ángel garcía

El ex presidente de Isofotón Ángel Luis Serrano Serrano ha asegurado este viernes ante la juez de Instrucción número 3 de Sevilla, que investiga los avales y ayudas concedidas a esta empresa malagueña por importe de más de 80 millones, que su empresa, el grupo Affirma, es un "damnificado" en la operación de Isofotón porque en la misma perdieron "20 millones" de las dos ampliaciones de capital que tuvieron que hacer por importe de 15 y 5 millones de euros.

A su salida de la declaración ante la instructora, que se ha prolongado por espacio de dos horas, Ángel Luis Serrano ha explicado a los periodistas que el grupo Affirma, que adquirió en 2010 el 80% de Isofotón y el 20% restante su socio, la surcoreana Top Tec, tenía una antigüedad de 15 años en el sector de las fotovoltaicas, por lo que ha negado que fuesen unos "paracaidistas" que entraron en la sociedad por las ayudas de la Junta ni que aquí exista una "trama" para hacerse con las ayudas de la Junta.

Aunque la compra se realizó por un “precio simbólico de un euro”, el empresario ha señalado que la operación les causó unas pérdidas de 20 millones, y ha negado con rotundidad que en su etapa la empresa malagueña recibiera ayudas por más de 80 millones de la administración autonómica.

Ha añadido que él "no conocía a nadie" de la la Junta de Andalucía, "ni antes ni después", ni ha tenido relación con los consejeros o los directores de la agencia IDEA, que otorgaba los avales. Entraron en Isofotón porque lo vio como una oportunidad de negocio. "No tengo ninguna relación con cargos de la Junta y no hay ninguna prueba de que nos hayamos llevado el dinero", ha insistido.

La empresa recibió entre los años 2010 y 2012 tres avales y un préstamo por un importe total de 37.395.883 euros, por lo que Ángel Luis Serrano ha indicado que los 80 millones tienen que ser de una etapa anterior a su entrada en Isofotón. "No hemos olido ni visto esos 80 millones", ha llegado a afirmar el ex presidente de la empresas, que ha añadido igualmente que en su etapa los avales ascendieron a esos 37 millones.

En este sentido, ha afirmado que los gastos de personal supusieron en los tres años en los que estuvieron al frente de la compañía "100 millones", mientras que en los avales recibieron "22 millones" que fueron para "pagar las nóminas".

En cuanto al préstamo concedido por el Soprea (Sociedad para la Promoción y Reconversión Económica de Andalucía), una filial de la agencia IDEA, el 10 de agosto de 2012, por importe de 8.395.854 euros, ha indicado que ese dinero se entregó a Samsung para hacer un pedido de células fotovoltaicas, "el dinero no quedó en Isofotón".

La Junta no prometió 35 millones

En su comparecencia, Ángel Luis Serrano también ha sido interrogado sobre las afirmaciones que realizó ante la juez el ex director financiero de producción de Isofotón Óscar López García, quien declaró que la Junta de Andalucía se había comprometido a conceder ayudas por importe de 35 millones antes de la compra realizada por el grupo Affirma. Sobre esta cuestión, el empresario ha afirmado que no existía "ningún compromiso por escrito de poner 35 millones encima de la mesa" por parte de la Junta, sino que si cumplían el "plan de negocio" propuesto podían acogerse a una "línea de circulante" para continuar con la actividad de la empresa.

Ángel Luis Serrano también se ha referido al paso por la empresa Isofotón de la actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el empresario ha señalado que la misma entró en la compañía a través de una empresa de "Headhunter" -cazatalentos-, con un contrato como una profesional "comprometida con el Medio Ambiente" y fue despedida como el resto de los trabajadores, negando además que la misma estuviera "involucrada" en las relaciones con la Junta, dado que su trabajo se desarrolló en las actividades en Chile, Brasil y Latinoamérica, ha concluido.

Por último, el ex presidente de Isofotón ha indicado que la empresa era "estrátegica en el sector y única en Europa", y ha añadido que se vio obligada a cerrar en 2012 debido a que las empresas chinas hicieron dumping, bajando los precios, hasta el punto de que en la actualidad dominan el mercado y no hay ninguna empresa en Europa dedicada a la fabricación de módulos fotovoltaicos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios