Sedes judiciales Mudanza de juzgados para instalar Violencia de Género en el Prado

Uno de los nuevos despachos del Juzgado de Violencia sobre la Mujer Uno de los nuevos despachos del Juzgado de Violencia sobre la Mujer

Uno de los nuevos despachos del Juzgado de Violencia sobre la Mujer

El traslado de los juzgados de Violencia sobre la Mujer al Prado de San Sebastián va quemando etapas, aunque lo hace con un año de retraso. Este pasado fin de semana ganó el espacio que le faltaba con el desalojo del juzgado de instrucción 12, que hizo la mudanza a la última planta del edificio judicial.

Los cuatro juzgados de Violencia de Género están ahora en la avenida de la Buhaira, en un edificio de viviendas, y el proyecto es que ocupen un ala completa en la segunda planta del edificio de los juzgados en el Prado de San Sebastián.

La entonces consejera de Justicia, Rosa Aguilar, aseguró en 2017 en el Parlamento andaluz que las obras, con un presupuesto de 280.000 euros, estarían terminadas en el primer semestre de 2018.

Pese a este retraso, los trabajos en el Prado van progresando y ya hay algunos despachos casi terminados. En ellos se ha optado por los espacios abiertos como los existentes en los juzgados de lo Penal del Edificio Noga. De acuerdo con la Ley Integral contra la  Violencia de Género, los órganos judiciales deben contar con una serie de medidas que garanticen la separación de víctimas y agresores.

El último trámite ha sido el traslado del juzgado de instrucción 12 a la tercera planta del edificio de los juzgados para ceder sus despachos  a Violencia sobre la Mujer.

La mudanza empezó el viernes por la tarde a cargo de una empresa especializada y el lunes por la mañana los funcionarios se encontraron todo en su nuevo emplazamiento. A lo largo de esta semana están terminando la parte más ardua de la mudanza, con la colocación de su archivo.

Fuentes judiciales afirman a este periódico que, afortunadamente, el juzgado de instrucción 12 es el que tiene más porcentaje de su archivo en el depósito judicial del sótano, donde ya están todos sus documentos hasta el año 2014.

A diferencias de otras obras de adecuación recientes, no se ha cambiado el suelo en la nueva sede del juzgado número 12. Solo se han pintado las paredes y se han puesto unos stores nuevos en las ventanas.

El secretario judicial ha comunicado a la Junta de Andalucía que con la mudanza ha perdido la habitación que antes se usaba para la fotocopiadora. El problema es que ese despacho está ahora ocupado por la Guardia Civil, que tendría que ser desalojada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios