Reportajes

Dudas ante el Brexit: ¿Qué pasa ahora con los divorcios entre ciudadanos de España y Reino Unido?

Retirada de la bandera británica en Bruselas. Retirada de la bandera británica en Bruselas.

Retirada de la bandera británica en Bruselas. / EFE

Álvaro Aznar es un abogado español y solicitor inglés del despacho Child & Child, una firma internacional de Londres que asesora a clientes y empresas desde 1850 en derecho inmobiliario (residencial y comercial), derecho de familia, litigios civiles y mercantiles, derecho sucesorio, inmigración, empleo, entre otros. Este abogado, que pertenece a la Asociación de Abogados Hispanobritánicos, piensa que las negociaciones que se realicen de aquí al final del periodo de transición serán esenciales para definir el futuro de las relaciones.

Existen varios aspectos relacionados con los asuntos cotidianos donde interviene el Derecho que se pueden ver modificados al estar Reino Unido fuera de la Unión Euroepa.

Procedimientos judiciales en Reino Unido

Según Álvaro Aznar existe una gran incertidumbre en relación a los procedimientos judiciales transfronterizos una vez culmine el periodo de transición. En la actualidad, la cooperación de los miembros de la UE  en procedimientos civiles y mercantiles litigiosos es extensa. Existen un conjunto de normas y reglamentos europeos que permiten el reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales entre los estados miembros de la Unión, además de una serie de normas relativas a la competencia y jurisdicción de los tribunales de los estados miembros. "Una vez culmine el periodo de transición, si no se mantiene dicha reciprocidad puede producirse una gran incertidumbre legal, considerables retrasos, así como la posibilidad de fórum shopping que se traducirá en un incremento de costes para las partes que tengan un litigio en Reino Unido", advierte el letrado.

Sector inmobiliario

Tras las elecciones generales en Reino Unido se incrementaron en casi un 20% las transacciones inmobiliarias con respecto al año pasado. "Se prevé que los precios de la vivienda aumenten progresivamente a lo largo del 2020. En relación al impacto que el Brexit pueda tener sobre los nacionales de la UE que dispongan de inmuebles en Reino Unido, mencionar que lo más probable que por el mero hecho de que un nacional de la UE disponga de inmuebles en Reino Unido no implicará un derecho automático de residencia en el país". Para Álvaro Aznar es díficil que el Brexit "tenga impacto alguno a la hora de que un nacional de la UE perciba los ingresos generados por arrendamientos de bienes en Reino Unido".

Donde sí ha sufrido bastante recientemente el sector inmobiliario sobre todo en Londres ha sido por los elevados alquileres. "Existe un gran numero de locales comerciales en Londres sin inquilino alguno. Esto puede ser una gran oportunidad para empresas tanto nacionales como extranjeras que quieran acceder al mercado de Londres utilizando formulas poco tradicionales de arrendamiento como los “pop ups” o alquileres compartidos", señala.

Residencia en el país

Cualquier nacional de la UE o sus familiares que puedan justificar que residían en Reino Unido con anterioridad al 31 de diciembre de 2020 podrán solicitar su residencia a través del Settled Status Scheme (programa de asentamiento). Existen dos modalidades Pre-Settled Status  para aquellos que llevan viviendo en Reino Unido  menos de 5 años o Settled Status para aquellos que llevan viviendo en Reino Unido más de 5 años. La solicitud se puede tramitar hasta el 30 de junio de 2021. Esta medida no afecta a los  irlandeses.

Divorcios y custodias de menores

Álvaro Aznar prevé que el Brexit va a tener un gran impacto en ciudadanos de la UE que inicien procedimientos de divorcio y asuntos relativos a menores en Reino Unido. "Londres ha sido históricamente la capital del divorcio a nivel mundial. Los abogados de familia prevén que después del Brexit se inicie un elevado número de disputas sobre jurisdicción. Esto se debe a la generosidad de los tribunales ingleses en los repartos de bienes en divorcios hacia la parte más vulnerable".

En relación a disputas internacionales sobre menores las partes no podrán aplicar el Reglamento 2201/2003 sobre competencia, reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental ( más conocido como Bruselas II bis). Tendrán que ampararse en tratados internaciones como la Convención de la Haya de 1980

Sucesiones

Esta es de las pocas áreas del Derecho que no se verá afectada por el Brexit. El Reino Unido no ratificó el Reglamento Europeo de Sucesiones Internacionales (mas conocido como Bruselas IV) por ello la situación seguirá igual que hasta ahora. En relación al impuesto sucesorio británico, se aplican las mismas normas a los nacionales como a los no nacionales por ello no se espera cambio alguno.

 

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios