Delitos sexuales La Audiencia ordena incluir el ADN de un delincuente sexual en la base de datos policial

  • Condenado por abuso sexual continuado a un niño de 12 años con retraso mental

Trabajo en el laboratorio de ADN de la Policía Científica

Trabajo en el laboratorio de ADN de la Policía Científica / Pepe Torres

La Audiencia de Sevilla ha condenado a dos años de cárcel a un hombre por abuso sexual continuado contra un niño de 12 años que sufre retraso mental, en una sentencia que incluye la toma de sus muestras biológicas y la realización de análisis para obtener indicadores de ADN que sean inscritos en la base de datos policial. 

La sentencia de la Sección Cuarta, a la que tuvo acceso este periódico, indica que el acusado José Manuel C. M., entonces de 37 años, abordó en tres ocasiones entre el mes de julio y el 17 de agosto de 2019 al niño en la piscina de un gimnasio, en el dormitorio del menor y en un parque situado debajo de su domicilio en Sevilla. Allí le metió la mano por dentro de la ropa y le realizó tocamientos en los genitales. También instó al menor a que le hiciera lo propio y llegó en una ocasión a eyacular.

La víctima, entonces de 12 años, tenía un desarrollo intelectual escaso y tiene reconocida una discapacidad psíquica del 73% por sufrimiento fetal perinatal, alteraciones de la conducta y retraso madurativo. Según un informe psicológico del Instituto de Medicina Legal, su discapacidad intelectual “aumenta considerablemente su vulnerabilidad a cualquier tipo de victimización”.

También el acusado tiene reconocida una discapacidad psíquica del 46% con “inteligencia límite y alteraciones de la conducta por trastorno ansioso de la personalidad, retraso mental ligero, trastorno de las emociones en la infancia y trastorno de ansiedad fóbica severo”, recoge la sentencia.

Este trastorno “atenúa notablemente, sin llegar a anularla, su capacidad para discernir la licitud o ilicitud de los hechos”, por lo que la Audiencia le aplica la atenuante de anomalía psíquica y además la de reparación del daño, ya que con carácter previo al juicio consignó 300 euros destinados a indemnizar a la víctima.

No podrá trabajar con menores y su ADN entrará en la base de datos policial

La sentencia se dictó con la conformidad del acusado e incluye cinco años de inhabilitación para cualquier empleo o cargo público o profesión que conlleve un contacto regular con menores de edad. Los jueces ordenan además que se tomen muestras biológicas de su persona y la realización de análisis para la obtención de indicadores de ADN e inscripción de los mismos en la base de datos policial de delincuentes sexuales.

José Manuel es condenado a dos años de cárcel seguidos de cinco de libertad vigilada. 

Su ingreso en prisión queda en suspenso durante cinco años con la condición de que no vuelva a cometer delitos y siga acudiendo a tratamiento en la Unidad de Salud Mental del hospital Virgen Macarena. Tampoco podrá aproximarse  a menos de 200 metros de la víctima durante cinco años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios