Novedades

Cake, las motos eléctricas hechas en Suecia que llegan ahora a España

  • Llega Cake a España, una marca sueca que desarrolla y produce motos eléctricas de diseño minimalista, con tres series distintas: Race, Freeride y Expore & Commute, que se pueden conducir con los permisos AM, A1 y B1. Los precios de estas motos, nacidas del ingenio del padre de los cascos Poc, arrancan desde 6.500 euros.

Cake, las motos eléctricas hechas en Suecia que llegan a España Cake, las motos eléctricas hechas en Suecia que llegan a España

Cake, las motos eléctricas hechas en Suecia que llegan a España

Cake, una marca creada por Stefan Ytterborn, visionario que creo la marca de cascos y protecciones para esquí y ciclismo Poc, se incorpora al mercado español con sus motos eléctricas desprovistas de todo lo superfluo. Lo hace con modelos como los Ösa, con más de un millar de configuraciones diferentes gracias a sus accesorios y que puede adaptarse desde a llevar tablas de esquí a reparto de comida. La versión Ösa+ es la más alta potente de la serie Expore & Commute, para la que se puede elegir entre una batería de 1,5 o 2,6 kWh -las hace Northvolt- para alimentar a un motor de 10 kW y con una velocidad máxima de 90 km/h. Su autonomía es de hasta 84 km y el precio, de 8.500 euros.

Junto a ella se alinea la Ösa Lite, un ciclomotor con velocidad máxima limitada a 45 km/h y que puede tener las mismas baterías, con autonomía para 92 km. El motor es de 4 kW y el precio 6.500 euros.

Las Ösa están listas para la carga. Tienen accesorios para dar soporte a cualquier uso. Las Ösa están listas para la carga. Tienen accesorios para dar soporte a cualquier uso.

Las Ösa están listas para la carga. Tienen accesorios para dar soporte a cualquier uso.

Motos con alma de bici de descenso

Las Freeride y Race son las motos de todoterreno, también muy ligeras -todas las Cake están entre 70 y 83 kilos-, las primeras matriculables, las segundas, no, pues su universo son los circuitos.

Las Freeride incorporan componentes procedentes de las bicicletas de descenso para conseguir un bajo peso y una agilidad desconocida entre las motos. Tienen varios modos de conducción, para incrementar la autonomía hasta a 3 horas, y esta gama la componen tres modelos.

La de mayores prestaciones es la Kalk Or con su motor de 11 kW y batería de 2,6 kWh con velocidad máxima de 90 km/h, que cuesta 13.000 euros. Cuenta con suspensión Öhlins, como la Kalk&, ya matriculable sin necesidad de opciones. Tiene un motor de 10 kW y la misma batería de 2,6 Wh y cuesta 14.000 euros.

De las Ösa a las Race, toda la gama es eléctrica y con pesos que, por su minimalismo, están siempre muy por debajo de los 90 kilos. De las Ösa a las Race, toda la gama es eléctrica y con pesos que, por su minimalismo, están siempre muy por debajo de los 90 kilos.

De las Ösa a las Race, toda la gama es eléctrica y con pesos que, por su minimalismo, están siempre muy por debajo de los 90 kilos.

Por su parte, la Kalk Ink tiene ruedas ya más pesadas y una amortiguación más sencilla, mientras que motor y batería son como los de la Or. Su velocidad máxima supera los 90 km/h y su precio es de 9.500 euros. Una versión de esta última, la Kalk Ink& cuesta 10.500 euros y ya puede rodar hasta a 100 km/h.

Listas para el circuito

De la gama Race hay dos variantes: la Kalk OR Race, también con suspensiones Öhlins, 11 kW y batería de 2,6 kW, por 13.000 euros; y la Kalk Ink Race, con el mismo motor -aunque algo menos de par máximo- y suspensiones más sencillas, por 10.500 euros.

Los turismos de Polestar y las motor Cake comparten concesionarios en toda Europa y, en España, estas eléctricas tienen una garantía de 2 años sin límite de kilómetros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios