TRÁFICO

La Guardia Civil detiene a varios transportistas en Córdoba y Huelva por utilizar tacógrafos digitales manipulados

La Guardia Civil ha detenido a un total de 26 empresarios y conductores que estaban utilizando tacógrafos digitales manipulados. Las detenciones se han llevado a cabo este fin de semana en varias provincias españolas, entre ellas Huelva y Córdoba. Se trata de la segunda fase de la operación Pantaco, con la que la Guardia Civil ya desarticuló el año pasado una organización dedicada a la manipulación y venta de tacógrafos manipulados, y abarca también a los territorios de Murcia, Alicante, Valencia, Cantabria, Ciudad Real y Alicante.

Después de analizar la documentación incautada a los 38 detenidos anteriormente, guardias civiles de Tráfico han logrado identificar a los profesionales del sector que estaban utilizando estos aparatos falseados, un total de 26 transportistas y empresarios.

La utilización, instalación y uso de este tipo de aparatos tacógrafos manipulados, se castiga como un delito de falsificación en documento oficial, además de la posibilidad de investigación de la empresa que los tiene instalados en sus vehículos, pudiendo ser investigados por un posible delito contra los derechos de los trabajadores.

Los tacógrafos digitales funcionan con una tarjeta con un chip, muy parecida a una tarjeta de crédito. En ella se van grabando los datos mientras el camión circula. Se introduce en una ranura y va registrando velocidad, tiempo de viaje y distancia, entre otros conceptos, y además, los graba de manera encriptada. ¿Cómo detectan los agentes que un tacógrafo está manipulado? El día a día de los camioneros es muy rutinarios, con un patrón común muy particular que si se varía ya llama poderosamente la atención a los agentes, que siempre llevan encima un GPS activo para certificar la velocidad a que viaja en su vehículo. Los gestos de los conductores y sus reacciones ante la presencia de los agentes también allanan el camino para descubrir estos falsos dispositivos.

Datos falsos y peligro para la seguridad vial

Guardias civiles abren un camión cargado de mercancía robada. Guardias civiles abren un camión cargado de mercancía robada.

Guardias civiles abren un camión cargado de mercancía robada. / DGGC

Este tipo de aparatos se encuentran instalados en toda clase de vehículos que tienen un peso superior a 3,5 toneladas o que puedan transportar a 9 personas o más. El grupo desmantelado manipulaba el tacógrafo digital mediante la modificación del software, ofreciendo al transportista la posibilidad de conducir sin que le cuenten las horas de conducción, ni los kilómetros recorridos.

Los tacógrafos se encuentran instalados en toda clase de vehículos que tienen un peso superior a 3,5 toneladas o que puedan transportar a 9 personas o más

Gracias a este tipo de fraude, cuando los agentes realizan una inspección, se obtiene como resultado un documento que induce a error sobre su autenticidad, al reflejar unos datos de registro absolutamente falsos y distintos de los reales. Este resultado falseado contiene información referente a los tiempos de conducción, descanso, disponibilidad, otros trabajos, velocidad y distancia recorrida. El problema de la manipulación de los tacógrafos, según los expertos, es que revientan la ordenación del transporte y además ponen en grave peligro la seguridad vial. Quien lo hace intenta ganar más dinero, olvidando todo lo demás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios