Cultura

Bellver estudia ofertas "del norte de España y de fuera"

  • El coleccionista dice que su "primer compromiso" es con Sevilla, pero su edad le hace "no descartar nada"

Comentarios 2

El coleccionista de arte Mariano Bellver, nacido en Bilbao pero afincado en Sevilla, reconoció ayer tras la información publicada por Diario de Sevilla, en la que se señalaba que exhibirá sus fondos en Azerbaiyán, que sobre su mesa descansan muchas ofertas de ciudades extranjeras y "del norte de España" para que deposite su colección de aproximadamente 300 lienzos. Después de "siete u ocho años" tratando de ceder al patrimonio de la ciudad de Sevilla su colección "con la única condición de que no sea segregada y que esté expuesta en un lugar acorde" a la altura de estos lienzos, Bellver insiste en que su "primer compromiso" es con la capital andaluza, pero admite que sus 87 años de edad y el paso de los años sin solución alguna le han llevado a "no descartar nada".

Bellver nació en Bilbao, pero es hijo de padres madrileños. En torno a los 45 años de edad adquirió por cerca de 300.000 pesetas de la época el cuadro San José dando de comer a los pobres, del pintor sevillano José Gutiérrez de la Vega (1791-1865), lo que supuso la primera adquisición de su extensa colección. Desde entonces, ha ido recopilando cuadros hasta completar una colección de unas 300 obras, casi todas de artistas andaluces del siglo XIX y en las que cobra especial importancia el costumbrismo sevillano. En su colección, además, figuran estatuas, muebles, orfebrería y objetos preciosos del siglo XIX.

Ya en 2008 y principios de 2009, tras varios años de debate público, Bellver acariciaba un acuerdo definitivo con las autoridades locales y autonómicas para ceder su colección al patrimonio público y que descansase de forma perpetua en Sevilla. El debate sobre la ubicación de la colección giraba entonces en torno al museo de Bellas Artes, la segunda pinacoteca de España, o el vecino palacio de Monsalves, cedido precisamente por la Junta de Andalucía al Ministerio de Cultura para la ampliación del museo. Bellver, de hecho, apostaba fuertemente por la idea del Monsalves. "Entonces llegó la crisis", manifestó a Europa Press Bellver sobre aquellos tiempos, porque desde entonces, y hasta ahora, el destino de su colección de arte sigue a la espera de una solución, toda vez que la Administración autonómica ofrece al coleccionista instalar sus lienzos, muebles y objetos preciosos en la Sala Santa Inés como medida provisional hasta que sea una realidad la ampliación del museo de Bellas Artes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios