Año Murillo

El Hospital de la Caridad exhibe ya 'San Antonio con el Niño' de Murillo

  • La obra, perteneciente a una colección particular sevillana, podrá visitarse hasta el 15 de octubre

'San Antonio con el Niño' de Murillo en La Caridad 'San Antonio con el Niño' de Murillo en La Caridad

'San Antonio con el Niño' de Murillo en La Caridad / Juan Carlos Muñoz

La Hermandad de la Santa Caridad ha presentado, de la mano del catedrático emérito en Historia del Arte Enrique Valdivieso, el óleo sobre lienzo de Murillo San Antonio con el Niño. Aprovechando la festividad de San Antonio, patrón de Lisboa, la Capilla del Señor San Jorge ha acogido un acto enmarcado en la celebración del IV centenario del pintor. Esta obra pertenece a una colección privada sevillana y quedará expuesta en la Sala Baja de Cabildos del Hospital hasta el 15 de octubre, “enriqueciendo así una de las principales colecciones de arte barroco europeo y manteniendo viva la esencia de una parte de la historia de la ciudad”, han declarado fuentes de la Caridad. En este momento el Hospital que fundara Miguel de Mañara acoge también la exposición Murillo cercano. Miradas cruzadas, que hasta finales de año muestra los dos lienzos del pintor dedicados a obras de misericordia tras su exquisita restauración en los talleres del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH).

Para Enrique Valdivieso, San Antonio con el Niño es una obra que puede datarse por sus características de estilo entre los años 1670 y 1680, en una época de plenitud creativa de la carrera del pintor. Esta versión de San Antonio con el Niño es “una de las mejores obras documentadas de la producción de Murillo”, continúa Valdivieso, que recordó que existe un protocolo notarial de 1741 en el que se constata que la pintura fue adquirida por don Jerónimo Ortíz de Sandoval, Conde de Mejorada, a quien habría asesorado en la compra el pintor Domingo Martínez. “Pasó después por mayorazgo a los IV, V, VI y VII Condes de Mejorada hasta que en 1896 Francisco Murube y Belloc se convierte en su propietario. A principios del siglo XX ostentó su posesión Francisco Pagés y Belloc. Sus sucesivos herederos han conservado la obra, por lo que es un valioso y excepcional ejemplo de pintura devocional y de alcoba en manos de generaciones de familias sevillanas que la han mantenido en la ciudad”.

Durante su intervención, Valdivieso repasó la vida y milagros de San Antonio, así como el arraigo de su devoción en Sevilla, por lo que su imagen fue frecuente en templos y capillas privadas. Museos como el Bellas Artes de Sevilla atesoran pinturas de Murillo con este motivo pero ésta que ahora cuelga en la Caridad es, para el experto, de un gran interés “por su extraordinaria calidad y finura”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios