FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Cine

Los Globos de Oro no tendrán alfombra roja, prensa ni estrellas

  • Los premios, boicoteados por acusaciones de corrupción, se limitarán a anunciar los ganadores y no serán retransmitidos

Kodi Smit-McPhee, en ‘El poder del perro’, la favorita para hacerse con el Globo a la mejor película dramática.

Kodi Smit-McPhee, en ‘El poder del perro’, la favorita para hacerse con el Globo a la mejor película dramática. / D. S.

Sin alfombra roja, estrellas de Hollywood, público ni prensa acreditada. Así se celebrarán este domingo los Globos de Oro, que han sido boicoteados por la industria audiovisual por las acusaciones de corrupción y falta de diversidad de sus responsables y que no serán retransmitidos por televisión.

La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), que organiza los premios, detalló en un comunicado que los ganadores de su 79 edición serán anunciados este domingo a partir de las 18:00 (2:00 GMT del lunes) desde el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles. Pero esta vez, los Globos de Oro no serán la glamurosa fiesta del cine y la televisión con multitud de estrellas por metro cuadrado y champán en todos lados que habitualmente inauguraba la temporada de premios de Hollywood, sino un acto desangelado en el que se anunciarán los ganadores.

Así, la HPFA dijo que "no habrá público" en su evento del domingo y especificó que el selecto grupo de miembros de HFPA e invitados de sus programas sociales que estarán en la sala tendrán que mostrar un certificado de vacunación completa con dosis de refuerzo y una prueba PCR tomada en las 48 horas antes del acto. "No habrá alfombra roja. No se aceptarán solicitudes de acreditaciones de prensa para este evento", añadió la HFPA.

‘El poder del perro’, en cine, y ‘Succession’, en televisión, parten como favoritas para el triunfo

Por ahora no se ha dado a conocer si los Globos de Oro planean retransmitir ese acto de alguna forma por internet. Horas antes del comunicado, la revista Variety había adelantado que los responsables de estos galardones no habían conseguido que ninguna estrella de Hollywood participara en su evento.

La HFPA pretende que esta controvertida, extravagante y muy deslucida edición de sus premios se centre en su labor filantrópica en un intento de lavar su maltrecha imagen. El terremoto en los Globos de Oro, que en ocasiones llegaron a competir en impacto y eco con los Oscar, llegó a principios del año pasado, cuando se intensificaron las denuncias contra la HFPA por prácticas de muy dudosa ética entre sus miembros, que, por ejemplo, se aprovechaban de grandes viajes y regalos de lujo a cargo de los estudios, cadenas televisivas y plataformas de streaming.

Y era un grupo de 87 periodistas, muchos de ellos jubilados, entre los que no había ninguna persona negra. Para enmendar la falta de diversidad, la organización ha admitido nuevos miembros, entre ellos varios hispanos y afroamericanos, aunque sigue siendo un limitado número de personas que excluye a la gran mayoría de periodistas que trabajan diariamente cubriendo Hollywood.

Por otro lado, sus nuevas normas de conducta prohíben que sus integrantes acepten cualquier detalle que pueda crear un conflicto de interés con los Globos de Oro e imponen restricciones presupuestarias.

Sin embargo, la industria del cine y la televisión no ha cambiado su postura de boicot ante una reforma que fue anunciada en pleno batiburrillo de demandas, dimisiones y cruces de acusaciones entre los integrantes de la HFPA. Las promesas de cambio de la asociación tampoco han convencido a la cadena NBC, que anunció el pasado mayo que no retransmitiría los Globos de Oro por primera vez desde 1996.

El enorme ruido en torno a la HFPA ha dejado en un plano secundario a las nominaciones de este año, que se desvelaron en diciembre a pesar de que los estudios y las cadenas no hicieron las habituales campañas promocionales para conseguir candidaturas. En cualquier caso, Belfast, la emocionante recreación de su infancia por parte de Kenneth Branagh, y El poder del perro, un complejo western sobre las trampas de la masculinidad con el que Jane Campion ha regresado con fuerza –ganó en Venecia el premio a la mejor dirección y desde entonces está arrasando en los galardones de la crítica–, cuentan con siete candidaturas cada una y parten como favoritas en los apartados de cine, mientras que Succession, la celebrada serie de la HBO, con cinco nominaciones, es la principal aspirante en las categorías televisivas en estos extraños Globos de Oro en los que hay tres españoles nominados: Javier Bardem, por su papel en Being the Ricardos; Alberto Iglesias, por la música de Madres paralelas, y la cinta de Almodóvar, candidata a película extranjera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios