SORTEOS Comprueba el resultado de la Bonoloto de este miércoles

Análisis

Jesús Castiñeiras

Presidente de la Real Academia de Medicina de Sevilla

La Guardia Civil y su servicio a España

El autor reflexiona sobre el papel que el Instituto Armado desarrolla en el país y las diferentes funciones que viene desempeñando desde su creación por el Duque de Ahumada

La directora de la Guardia Civil, María Gámez, durante su reciente visita a la Academia sevillana.

La directora de la Guardia Civil, María Gámez, durante su reciente visita a la Academia sevillana. / M. G.

LA Real Academia de Medicina de Sevilla, una institución fundada en 1693 por Su Majestad el Rey Carlos II; con 328 años de historia, que la hace la más antigua de Europa, y por ende del mundo, ha contando esta semana con la presencia de la directora general de la Guardia Civil, doña María Gámez Gámez, que impartió una magnifica conferencia titulada: La Guardia Civil del Futuro: Retos del Siglo XXI.

La directora inició su intervención definiendo a la Guardia Civil como un Cuerpo de Seguridad Pública de naturaleza militar y ámbito nacional que forma parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Su origen se remonta al 28 de marzo de 1844, cuando por Real Decreto, se crea la Guardia Civil como un “cuerpo especial de fuerza armada de Infantería y Caballería”, con “la denominación de Guardias Civiles”.

La misión principal de la Guardia Civil es la de garantizar la protección de los ciudadanos frente a los actos delictivos que puedan amenazarlos, asegurar el cumplimiento de las leyes llevando ante la justicia a todo el que las incumpla, defender el libre ejercicio de los derechos y las libertades y preservar la seguridad ciudadana.

Asimismo, es misión de la Benemérita la atención y el auxilio a los ciudadanos. Dirige sus esfuerzos para ser un cuerpo de seguridad cercano al ciudadano y un referente por calidad, versatilidad y disponibilidad, inspirándose en principios y valores de naturaleza personal.

Desplegados en todo el territorio nacional, con un número de efectivos que supera los 80.000. Es este potencial humano, las mujeres y hombres que componen el Instituto Armado, el que hace posible el cumplimiento de la tarea encomendada.

A estas tareas, conocidas desde siempre como Servicio Peculiar del Cuerpo, se dedica un total de 46.000 agentes, lo que supone prácticamente el 62% de total del personal.

A las especialidades de todo tipo, es decir, a los Servicios responsables del desarrollo de las misiones exclusivas de la Guardia Civil, se dedican 25.000 especialistas, un 34%; estando el resto empleado en tareas de mando y de gestión. La Funciones Especializadas corresponden a: Lucha antiterrorista, violencia de genero, integridad territorial, medio ambiente, desactivación de artefactos, delincuencia informática, control de armas, entre otras. Para ello, la Guardia Civil cuenta con un capital humano, de hombres y mujeres, muy cualificado y, la mayoría de ello con nivel universitario.

La nota de corte de las Academias de Oficiales se ubica en 13,254 sobre 14. Ese es el listón que este año ha marcado la nota de corte de acceso a la academia de oficiales de la Guardia Civil. Le siguen, varias décimas por detrás pero en un nivel todavía de máxima exigencia, las calificaciones que requirieron los alumnos que se han incorporado al Ejército del Aire, Infantería de Marina, Ejército de Tierra y Armada Española. Basta echar un vistazo a las notas que han sido necesarias en algunos de los grados universitarios de más difícil acceso para comprobar que vestir el uniforme de oficial requiere, en la gran mayoría de los casos, unas notas elevadas. Por ejemplo, la nota de corte más alta para acceder al grado de Medicina en el curso 2020-2021 fue de un 13,426. Tradicionalmente la nota que se exige para entrar en Medicina es, la mayoría de las veces, la mas alta.

Previamente, a la conferencia, realicé unas reflexiones en relación con el Fundador del Cuerpo, Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II Duque de Ahumada y V Marqués de las Amarillas; tema que viene investigando desde hace algunos años. El II Duque de Ahumada nace en Pamplona en 1803 y muere en Madrid en 1869 a la edad de 66 años, en el seno de una familia importante de aristócratas militares y durante un período en el que nuestro país no estaba exento de convulsión política y social. Corresponde al reinado de Isabel II que es el período de la historia contemporánea de España comprendido entre la muerte de Fernando VII, en 1833, y el triunfo de la Revolución de 1868, que obligó a la reina a marchar al exilio.

Siendo presidente del consejo de ministros el gaditano Luis González Bravo y López de Arjona, a unos meses del inicio del mandato de la mayoría de edad de la joven reina, da la orden de la disolución de la Milicia Nacional y , por ende, la fundación de la Guardia Civil Española, para defender a Isabel II. Para este gran proyecto cuenta con el Duque de Ahumada, en el que deposita toda su confianza. El Duque de Ahumada se dedicó en cuerpo y alma a la tarea de, además de defender a la monarquía, formar a sus hombres en los conceptos de valor, disciplina, rígida instrucción, entrega a los demás y subordinación al poder establecido. Todos estos principios quedaron recogidos en La Cartilla del Guardia Civil redactada en la Inspección General del Arma y aprobada por S.M. en Real órden de 20 de diciembre de 1845.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios