Análisis

José García-Tapial

Ex decano del Colegio de Arquitectos de Andalucía Occidental

La torre cautiva

El autor, arquitecto municipal que dirigió las obras de recuperación de la Casa de la Moneda y su entorno, alerta del peligro que corre este baluarte al no contar con protección alguna

El inmueble que esconde la torre.

El inmueble que esconde la torre. / M. G.

EN la Edad Media, la muralla islámica de Sevilla despertaba la admiración de sus contemporáneos, en especial de sus enemigos castellanos. Alfonso X el Sabio, en su Primera Crónica General de España, calificaba a Sevilla como “mejor cercada que ninguna otra” y sus torreones como “torres altas e bien departidas, grandes y fechas a muy gran labor”. Sus 7.000 metros de perímetro y sus 166 torres destacaban en medio de un paisaje fundamentalmente llano y así hubo de mantenerse durante la mayor parte de su historia. No sería hasta, bien avanzado el siglo XIX, que una nueva burguesía urbana empeñada en invertir en el suelo, empezase a considerarla como un obstáculo a sus intereses, calificando como una “distinción odiosa” el hecho de que “las propiedades extramuros tienen un valor muy inferior a las del interior de la ciudad”.

Bajo esta presión especulativa se propició el derribo de la práctica totalidad de las puertas y de buena parte de la cerca islámica. Afortunadamente, en ese momento, la ciudad había rebasado ya el cordón amurallado, en especial en toda su mitad Sur, quedando embebida la fortificación en el interior de las manzanas perimetrales como medianera de los edificios que, por un lado y por otro se habían adosado a ella. Ahora bien, aunque es cierto que buen número de sus lienzos se han conservado de esta forma, no sucede lo mismo con las torres que los flaqueaban que han desaparecido en su práctica totalidad.

La torrre hallada durante la restauración. La torrre hallada durante la restauración.

La torrre hallada durante la restauración. / M. G.

Por eso fue una gran sorpresa para los técnicos de la Gerencia de Urbanismo, José María Morales, José María Cabeza y quien esto firma, que en 1986 trabajábamos en la rehabilitación de la antigua Fundición Real, la aparición de una torre de la muralla, casi completa y, lo que es más excepcional, en toda su altura. Era transitable interiormente, incluso conservaba su cámara abovedada, formaba medianera con la Fundición y se adentraba en el interior del edificio sito en el número 7A de la calle Almirante Lobo. Que conservase la cámara superior cubierta es un hecho excepcional pues solamente se han conservado así en algunos casos de la Macarena o el Valle. En las fotos se aprecia el interior de la cámara en un caso y el exterior, desde la trasera de la Fundición, en otro. En esta imagen, de peor calidad, se advierten dos cajones completos de tapial de argamasa sobre el arco de acceso y, sobre ellos un cuerpo edificado de fábrica de ladrillo con una ventana enrejada, posiblemente de un lavadero o trastero que se ha levantado (indebidamente) sobre la torre almohade. Hay que recordar aquí que esta parcela se encuentra dentro del ámbito de la Casa de la Moneda, declarado Monumento Histórico Artístico desde marzo de 1970. Este descubrimiento, aunque conocido internamente en la Gerencia, apenas si trascendió y no dio lugar a actuación municipal alguna para recuperar y liberar a esta torre. 

La torre hallada durante la restauración. La torre hallada durante la restauración.

La torre hallada durante la restauración. / M. G.

Veinte años después se redacta, tramita y aprueba (mayo de 2005) el Plan Especial de Protección del Sector 13.1 Casa de la Moneda, actualmente vigente, que sí recoge la existencia de esta torre. Así aparece en los planos nº1 de Ordenación ”Catalogación”, nº2: Edificaciones Monumentales y en el nº17.1 de Información: “Trazado Muralla”. En este último plano se hace una referencia expresa a esta torre: “Torre hallada en 1986 y actualmente embebida en la edificación de Almirante Lobo 7A. El muro izquierdo pertenece a la Antigua Fundición.”. Esta no es la única referencia a esta parcela en el Plan Especial, pues se la vuelve a citar en el articulado: “Artículo 84. Inmuebles cautelados” con especial mención a las “torres flanqueantes” como es este caso. Sin embargo, tras constatar la existencia e importancia de esta torre, este documento urbanístico de protección (¿?) no adopta ninguna medida para protegerla. Antes al contrario, la cataloga con el nivel más bajo de catalogación (D) que protege solamente la fachada y la imagen urbana externa y, además permite las obras de ampliación, incluso aumentando una planta coplanaria más. Ninguna referencia a la torre y muralla que se encuentran en su interior y que quedarían definitivamente perdidas si se ejecuta lo que prevé este plan de ¿protección? La importancia de las construcciones almohades existentes en esta parcela exigiría como mínimo la catalogación B, incluso la A para que le sea de aplicación el artículo 21-Intervención sobre la muralla.

La torre hallada durante la restauración. La torre hallada durante la restauración.

La torre hallada durante la restauración. / M. G.

Todas estas circunstancias y, en especial, la falta de protección de los elementos arquitectónicos citados fueron denunciados por quien esto suscribe en sendos escritos presentados el trece de agosto de dos mil diecinueve ante la Gerencia de Urbanismo, así como ante la Comisión Provincial del Patrimonio, sin que hasta la fecha, casi dos años después, ninguno de estos organismos oficiales haya acusado recibo de los mismos ni atendido lo que en ellos se reclamaba por lo que la torre continúa sin protección. Hace poco la parcela gemela a esta (la 7B) pidió licencia de obras y se le ha permitido la ampliación coplanaria de la fachada a pesar de estar también afectada por el trazado de la muralla. La finca 7A se encuentra ahora cerrada y sin uso, es de reducidas dimensiones, apenas 105 m2, muy condicionados además por la existencia de tales elementos patrimoniales, por lo que entiendo que debería adquirirse por el Ayuntamiento para restaurarlos y liberarlos. Actuemos antes de que sea tarde.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios