PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Mingote y el sentido común

HA muerto Antonio Mingote. Pero seguirá vivo su espíritu bonancible y curioso, como una ráfaga de cordura y lucidez sobre una España en la que sus arquetipos siguen presentes. Era el último superviviente que entroncaba con la generación de Jardiel Poncela, Gómez de la Serna, Fernández Flórez, Mihura, Neville y Tono, los humoristas de La Codorniz, o Rafael Azcona. Novelistas unos, dramaturgos otros, o guionistas de cine, o humoristas gráficos. Todos hermanados por poner el foco en la vida cotidiana y extraer de ella un saber enciclopédico, aplicando la ternura y la ironía con inteligencia y distanciamiento respecto a las componendas de cada régimen que les fue tocando en (mala) suerte. Busquen su libro Hombre solo, o su Historia de la gente, y hallarán la radiografía de un hombre que hizo del humor, la sensatez y la melancolía los tres pigmentos básicos para abocetar cada mañana un país tan empeñado en usar la cabeza para embestir y no para pensar.

Antonio Mingote ha logrado con el humor gráfico la proeza de que sus personajes, su dibujo y su frase fueran el punto de partida desde el que comenzar a leer un periódico, y desde el que mirarnos a nosotros mismos reflejados en su certera escenificación de las costumbres y las hipocresías. La ilustración, sí, a través de un chiste, porque Mingote, El Roto o Chumy Chúmez, entre otros, son la ilustración que quintaesencia esta humana comedia de infinitas paradojas.

Don Antonio, mira que morirse ahora, con sólo 93 años, cuando sucede lo nunca visto y Alemania manda tres emisarios del partido de la canciller para exigir que el Estado español recorte sus cuentas lo más que pueda y pague las deudas lo antes posible. Qué va a ser de tanto Gundisalvo que pulula por las poltronas y solo puede gastarse lo que le dejen los alemanes. Y con tantos tijeretazos, a qué salón de belleza van a ir sus orondas señoras sin nada de qué presumir. Qué vamos a hacer, si el sentido común no lo prescriben como générico en las farmacias.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios