Sine die

Ismael / Yebra

Universidad y libros

SER profesor de universidad sigue reportando un cierto prestigio a los docentes. Se debe, sin duda, a la reputación adquirida por una institución que lleva siglos como referencia del saber. Pero no siempre la universidad conecta con la calle. La empresa se queja de que los graduados llegan con el título, pero con escaso bagaje práctico. Como suele ocurrir, la razón no está en una sola parte. Las empresas, en demasiadas ocasiones, miran sólo al presente y la universidad debe permanecer atenta a él, pero sin olvidarse del pasado ni perder de vista el futuro.

Digo esto porque hace unos días se ha presentado en sociedad la Editorial Universidad de Sevilla. Continuadora del prestigioso Servicio de Publicaciones, se pretende con este cambio la adaptación a los tiempos que se avecinan en el sector del libro. Tiempos oscuros para la edición impresa, si escuchamos a los amantes de las novedades y las novelerías; tiempos diferentes, a los que se sobrevivirá, según los amantes del libro en papel. Con decir libro sobra lo de papel; lo digital es otra cosa a la que habrá que ponerle nombre.

Que la Universidad de Sevilla apueste por una editorial propia y la apoye sin fisuras es una buena noticia para todos. De la mano de su director, el profesor Caballos Rufino, continuando la labor de directores anteriores que potenciaron el Servicio de Publicaciones, como el profesor Castillo Martos, no me cabe duda de que la Editorial Universidad de Sevilla se situará a la cabeza de las editoriales universitarias europeas, si es que no lo está ya. Su director añade a su reconocida capacidad docente la de ser un trabajador incansable, lo que le ha llevado a formar parte de diversas instituciones académicas y museísticas alemanas.

El futuro ya es presente. Les recomiendo una visita a la antigua Fábrica de Tabacos y ver la exposición dedicada a las publicaciones que integran el catálogo de la Universidad de Sevilla. De paso ir al Archivo de Indias y disfrutar de la muestra de libros pertenecientes a la biblioteca del almirante Antonio de Ulloa, seleccionados por el profesor Pérez-Mallaína, y que forman parte de los fondos antiguos de la Biblioteca Universitaria. Afortunadamente, en nuestra universidad, hay profesores de excelencia, muchos de los cuales estaban presentes en el acto, que trabajan para el futuro, como dice un amigo mío, con mentalidad alemana: riesgo cero.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios