Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La cláusula de rescisión, una desventaja

Con la actual inflación del mercado del fútbol, juega en contra de los clubes españoles

Desorbitado. Así está el mercado de futbolistas y el panorama es el de una burbuja que puede estallar en cualquier momento. Dicen que todo empezó cuando el PSG, mediante una indecente cantidad, le birló Neymar al Barça. Desde ahí, todo se disparó, por lo que llevamos más de un año viviendo en un vértigo dinerario difícil de comprender, de asimilar y, muy posiblemente, de ser sostenible, por lo que la burbuja puede estar servida.

Aunque se sitúa el comienzo de todo en la salvajada que fue el fichaje de Neymar por los petrodólares del arabizado club parisino, el potencial económico de la Premier League hace que la descabellada situación se haya instalado en el mercado como lo más normal. La Premier, gracias al reparto televisivo, manda en el mercado y ya no es que United, City o Chelsea estén en condiciones de lanzarte una OPA hostil, sino que la agresión te puede llegar desde el West Ham o similar.

Como un club inglés quiera lo mismo que tú ya puedes decirle adiós al objetivo. La Premier juega con el comodín de unos dineros siderales, pero ya no es sólo la fuerza económica de sus clubes, sino que también el Calcio ha entrado en liza. Cuando el imperio, lo mejor de cada casa estaba en Italia. Inter, Milan o Juventus acaparaban las primeras estrellas mundiales y ahora andan en la tarea de recuperar aquella hegemonía aun cuando todavía estén lejos de la fuerza inglesa.

Y así, LaLiga vive en inferioridad a causa de la cláusula de rescisión, ese invento que nació para paliar los efectos de la desaparición del derecho de retención, tan esclavista. Así las cosas, el futbolista español lleva marcado su precio y todo es cuestión de pagarlo, mientras que si un club español quiere importar a un jugador, sólo podrá hacerlo si su club acepta. Es una desventaja que te puedan quitar algo y que no se pueda adquirir lo que no tiene fijado precio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios