La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Lo que habría de ser un día para el gozo

Amanecía el primer sábado de noviembre y se cumplía el gozoso aniversario, ya vigésimo, de la carta que nos devolvía la ilusión y la esperanza de un tiempo más normal. Llevaba muerto ya tres años Franco y este país entraba de lleno en la modernidad de un sistema político más acorde con los tiempos. Era un día de alegría que al alba nos sumía en el dolor que suponía el fallecimiento de un ser queridísimo. Sólo quedaba arropar a la mujer que había dedicado su vida al hombre que se iba y con el que había generado una prole que se consolaba como podía. Era día de la Constitución y nada que ver cómo nos sentíamos entonces a cómo ahora nos miramos estupefactos por cómo tan pocos están destrozando la obra de tantos. Hace veinticinco años nos nubló el gozo la muerte del padre; hoy, todo es pura nube.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios