El parqué

Pablo Cumella

Ni frío ni calor

NI frío ni calor en la Bolsa española. El parqué madrileño cerró ayer plano la segunda sesión del año tras el leve repunte del pasado lunes, con lo que el Íbex 35 se situó de nuevo en la cota de los 9.888,4 puntos, en una jornada con mayor movimiento que la del comienzo de semana, en la que el selectivo volvió a situarse al borde de los 10.000 puntos durante algunos momentos de la jornada, aunque al cierre se desinfló.

Los mayores avances fueron para Iberia (+5,75%), por delante de Mapfre (+2,63%), Inditex (+1,04%), Telefónica (+0,53%), Banco Sabadell (+0,51%), Repsol YPF (+0,5%) y Banco Santander (+0,23%).

En el lado negativo se situaron Acerinox (-3,26%), ArcelorMittal (-2,8%) y OHL (-2,71%). Bankinter, por su parte, cayó un 0,68%, seguido de Banco Popular (-0,44%), mientras que BBVA terminó plano.

El Íbex comenzó la sesión de forma inestable, llegando incluso a poner en peligro el nivel de los 9.800 puntos, aunque logró remontar hasta situarse en la cota de los 9.960 enteros.

El índice español logró mantener durante buena parte del día las ganancias, pero las caídas de Wall Street aminoraron las ganancias. No obstante, la subida de algunos de los blue chips, como Telefónica, Santander y Repsol, y la relajación de las tensiones en el mercado de deuda lograron que el Íbex pudiera escapar a las pérdidas.

En Europa, los principales indicadores cerraron de manera dispar y París repuntó un 0,39% mientras que Fráncfort descendió un 0,21%. En el mercado de divisas, el euro cede levemente posiciones frente al dólar y al cierre de la sesión de ayer el cambio entre las dos monedas quedó fijado en 1,3300 unidades.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios