Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En fútbol, los ciclos siempre se repiten

Rusia 2018 desveló que el juego directo y lleno de pragmatismo ha vuelto para quedarse

Invicta y con la única concesión de sus tablas con Dinamarca en la fase de grupos, Francia llegó a paso de oca a la final y en la final supo a qué jugaba para lucir una segunda estrella sobre el gallo de su camiseta. Se acabó el Mundial para que Francia esté cuatro años en el techo del mundo (Deschamps dixit) y en esta hora cabe recapitular sobre los gozos y las sombras de lo ocurrido en los lujosos estadios rusos desde cierto Rusia-Arabia Saudí.

Rusia 2018 ha desvelado que un nuevo ciclo futbolístico ha comenzado. No sé si la globalización que reina en el mundo es la causa, pero la realidad es que las fuerzas se han equiparado y que apenas queda alguna víctima propiciatoria de esas que posibilitan arreglar el average. Corea, México y Japón han sido los ejemplos más latentes de que en estos tiempos cualquiera hace un reloj que, además, da la hora sin irse ni un solo segundo de la más rigurosa realidad.

En cuanto a la forma de jugar, otro cambio. En Rusia se ha visto un fútbol menos elaborado y bastante más directo del que encumbró a España. El paradigma de ese fútbol ha sido el campeón, que con un sistema defensivo impermeable, un centro de campo puro músculo y un ariete tan defensivo como Giroud, se basó en el talento de Griezmann y de Mbappé para alzar la antigua Jules Rimet. Un fútbol apenas elaborado y la gloria a través de un mes sin concesiones.

Las sombras vinieron de las botas de los dos campeones anteriores. Alemania y España han sido los dos fiascos de este Mundial y hasta podría considerarse que el de nuestro seleccionado empezó antes de que el balón echase a rodar el 14 de junio en Luzhniki. Hasta Brasil aparcó el jogo bonito en pos de la practicidad, sólo superada por la espléndida Bélgica de Courtois y de Hazard. En adelante, el fútbol, VAR incluido, será otra cosa, pero siempre algo que hemos vivido antes. Ciclos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios