Crónica Personal

La hipocresía de Pedro Sánchez

Si piensa que, con lo del "pe a pa", los ciudadanos van a olvidar sus patadas a la Constitución se equivoca

El presidente del Gobierno sigue manteniendo esa actitud irritante de engañar sistemáticamente a los ciudadanos y decir una cosa y la contraria según dónde se encuentre, en qué momento, y en qué situación. Ayer, día en el que se conmemoraba la aprobación de la Constitución, la ha defendido con uñas y dientes, ha dicho que "trajo convivencia y diálogo donde antes había tiranía" y que había que cumplir sus artículos "de pe a pa". Todo ello cuando preside un Gobierno de coalición que se sostiene gracias a los apoyos de partidos que abogan por la ruptura de España, consideran a la Monarquía una banda criminal, no respetan los principios básicos de la Constitución, no aceptan las sentencias de los tribunales, niegan al Rey la representación del Estado, boicotean sus actos institucionales y eliminan de las sedes institucionales que controlan los retratos del Rey.

En contraposición a las palabras de Sánchez, Casado hizo una defensa incuestionable de la Constitución y en contra del "revisionismo suicida" que propone la izquierda. Todo el mundo sabe por qué ese revisionismo es "suicida": con la excusa de adaptar el texto a los tiempos actuales -necesario si no fuera porque los detractores no quieren revisión sino una nueva Constitución-, los socios de Sánchez, y en ocasiones ha dado a entender que él mismo, pretenden redactar una nueva Carta Magna que recoja sus exigencias políticas, empezando por la abolición de la Monarquía y siguiendo por toda clase de artículos que incrementan el poder de las instituciones necesarias para abordar los cambios y reducir el de aquellas que pueden poner trabas a sus objetivos.

El acto en homenaje de la Constitución ha sido ejemplo, más que cualquier otro, del doble lenguaje que utiliza el presidente del Gobierno y de su manera de acomodarse a las circunstancias, teniendo buen cuidado siempre de no irritar a sus socios, no vaya a ser que le manden para casa negándole su apoyo. Casi todos los partidos que le apoyan no se sumaron al encuentro en honor de la Constitución, y los miembros de Podemos que lo hicieron -porque forman parte de la Mesa del Congreso o son dirigentes del grupo parlamentario- no desaprovecharon la ocasión de marcar distancias con la Constitución y aprovechar para arremeter contra la Monarquía y defender la República.

Si Sánchez piensa que, con lo del "pe a pa" y con el elogio al texto salido del consenso de la Transición, los ciudadanos van a olvidar sus patadas a la Constitución, entre ellas sus silencios ante las actitudes intolerables de sus socios, se equivoca. Es de dominio público que le importan más los apoyos a su persona que el respeto a la ley.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios