PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Es la hora del chiringuito

ME refiero al playero, no al chiringuito financiero o especulador del que España rebosa corrupción. Los menos perjudiciales son los de las sardinas, aunque también convenga meterlos en cintura. Tras el puente del 1 de noviembre, que desde hace muchos años marca el final del éxodo ocasional a las playas, es ahora y no en julio el momento de meterles mano legal, fiscal, sanitaria y estética a los chiringuitos de litoral.

Para mi estilo de vivir las andanzas playeras, los chiringuitos están de más porque me siento muy a gusto en las arenas menos urbanizadas, donde no queda ni rastro de mis huellas y bagajes tras dar media vuelta. Pero comprendo que son un apoyo logístico para mucha gente que se aposenta junto a la orilla. Al comienzo de este verano que ahora se toma un respiro para comer turrón, la polémica sobre el posible desmantelamiento de chiringuitos fue cruda de argumentos y avinagrada en demagogia. Es de noviembre a febrero cuando toca afrontar la segunda modernización de los chiringuitos, examinados caso por caso porque de todo hay, magníficos o cutres.

En lugar de mandarlos a freír espárragos porque ocupan un dominio público, mejor convertirlos en equipamientos sometidos a homologaciones (instalación con materiales nobles, controles sanitarios en la alimentación, aseos buenos y cuidados, limitación de ruidos, calidad en el servicio al cliente, reciclaje de residuos, etcétera). Por su situación de privilegio, los propietarios han de pagar tasas mucho más elevadas que cualquier bar que esté en los bajos de las primeras edificaciones. Se quejarán al principio, pero las amortizarán con creces.

En 2010, los chiringuitos han de ser en todas las playas andaluzas la embajada del turismo de calidad, ya se dediquen al chill out, al pescaíto frito o al naturismo vegetariano. Y quien no se atenga a las exigencias, pese a la ventaja del yo llegué antes, debe perder su lugar al sol.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios