Charif Cherkaoui, cónsul general de Marruecos en Sevilla

Precisión del Consulado de Marruecos en Sevilla

Estimado y querido amigo, me complace dirigirme al prestigioso periódico Diario de Sevilla agradeciéndole que tenga a bien recibir unas reflexiones con miras a considerar corregir o rectificar, de manera constructiva, algunas expresiones aparecidas en unos artículos. Tengo que informarle de que por repetidas veces se está usando, dentro de varios artículos, la denominación “república árabe saharaui democrática” para calificar, aun sin comillas, a una especie de entidad que no existe dentro del léxico de la Comunidad de las Naciones.

El editorial con fecha 2 de marzo de 2020 titulado El desgobierno de la coalición indica que “Marruecos ha protestado después de comprobar que el número dos de Iglesias recibió en su despacho oficial a una representante de la República Árabe Saharaui Democrática, a la que España no reconoce como Estado”. De la misma manera, el Diario de Sevilla había publicado otro artículo, con fecha 26 de febrero de 2020, donde aparece que “el secretario de Estado Nacho Álvarez se reunió con la responsable de Asuntos Sociales de la República Árabe Saharaui Democrática”. Como ya saben, el Consulado General del Reino de Marruecos en Sevilla otorga suma importancia a la terminología que se pueda usar para calificar a un Estado, conforme a las normas del derecho internacional.

Además, la ética de las relaciones internacionales nos dicta seguir una cierta neutralidad, sobre todo cuando se trata de nombrar a una entidad que no reúne los componentes de un Estado a nivel jurídico y que no forma parte de Naciones Unidas. En este sentido, y para que esas fórmulas no se asemejen a cierta parcialidad, le agradecería considerara actuar como los demás periódicos, usando comillas y no mayúsculas para calificar a una entidad que no existe y que no reúne los atributos de un Estado. Reiterándole tenga la amabilidad poder publicar esta carta al director, espero que, ahora sí, esas reflexiones obtengan cierta consideración a la mayor brevedad. Agradeciéndole su amabilidad, aprovecho la ocasión para expresarle el testimonio de mi más alta estima y distinguida consideración.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios