ÚLTIMA HORA Irán lanza un ataque contra Israel con "docenas de drones"

Los políticos judicializan la pandemia

Es el momento de hacer la mejor política y aprovechar las ayudas europeas para la reconstrucción económica del país

La bochornosa pelea política a la que estamos asistiendo los ciudadanos en las últimas semanas a cuenta de la gestión de la pandemia del coronavirus está a punto de degenerar en un lamentable cruce de denuncias ante los tribunales tanto del Gobierno como de la oposición. Como se ha puesto de manifiesto en estos días, la Justicia sufre un enorme atasco que no ha generado la llegada del Covid-19, pero que sí ha intensificado considerablemente. Pero nuestra clase política, en vez de ayudar a descongestionar tal tapón, se dedica a fomentarlo con muchas querellas que se sabe a ciencia cierta que no llegarán a ninguna parte; eso sí, después de haber consumido tiempo y recursos públicos, de los que España no está muy sobrados. Parece casi increíble que, a estas alturas, haya que repetir una y otra vez que el campo donde se deben dirimir las lógicas y legítimas discrepancias políticas es en las Cortes, no en los tribunales de justicia. Sólo cuando hay evidencias claras de que se está cometiendo un delito es aconsejable esta vía.

Mientras que unos y otros se echan los muertos por coronavirus a la cara y se dedican a arrastrar una vez más por el suelo el prestigio de la política, que debería ser una de las actividades más nobles en una democracia, la pandemia aún no ha terminado y hay sobrados indicios de que podría producirse un rebrote en otoño, lo cual sería letal para nuestra sociedad. Aunque sólo fuese por respeto a los fallecidos y a la gente que todavía está hospitalizada; por los que están en primera línea en la lucha contra el virus y, en general, por todos los ciudadanos (muchos de los cuales han quedado en una situación económica muy frágil), los políticos deberían rebajar el tono de sus peleas y ponerse a trabajar juntos (sin que nadie renuncie a su papel) para finiquitar del todo la actual crisis sanitaria y amortiguar en lo posible la crisis socioeconómica que se avecina. Por lo menos, deberían no sobrecargar de trabajo inútil a los tribunales.

Es el momento de hacer la mejor política para, entre otras cosas, aprovechar al máximo las suculentas ayudas europeas para la reconstrucción económica del país. Cada euro debe ser gastado con criterio y acierto. Nos jugamos mucho en ello. Esto, desde luego, no se conseguirá si la cabeza de nuestros políticos se encuentra en los tribunales de justicia y no en los despachos y parlamentos, nacional y autonómicos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios