La potabilidad del agua en la Sierra Sur y la Campiña

Salud declara apta para el consumo humano el agua de Herrera y Paradas

  • Marchena, Écija y el núcleo de Isla Mayor-Aceñuela siguen con las restricciones por los niveles de benceno

Una joven llena botellas de un camión cisterna con agua. Una joven llena botellas de un camión cisterna con agua.

Una joven llena botellas de un camión cisterna con agua. / Juan Carlos Vázquez

Los ayuntamientos de Paradas y de Herrera, pertenecientes al Consorcio de Aguas del Plan Écija y que estaban afectados desde el pasado domingo por las restricciones en el suministro por los niveles de benceno, acaban de recibir la declaración de Salud de que el agua que se distribuye es apta para el consumo humano. Es decir puede beberse y utilizarse para cocinar.

Según han informado los alcaldes, la declaración llega después de tres analíticas, con muestras tomadas en tres días consecutivos, en las que los parámetros han estado por debajo de los niveles permitidos: 1 microgramo de benceno por litro, en el caso de la legislación europea y de España.

Como han hecho con los otros once municipios en los que el agua ha vuelto a declararse apta, la Consejería de Salud ha ordenado que, para prevenir que se repita la situación, las empresas que se encargan en cada caso de la distribución en baja deben realizar análisis diarios de benceno en los depósitos municipales, además de uno semanal, durante un periodo de siete meses.

Marchena y Écija siguen con las restricciones

De este modo, la declaración de agua no apta para el consumo humano, aunque sí puede usarse para la higiene personal y la limpieza, sólo se mantiene en Écija, el municipio más cercano a la planta de tratamiento en la que se originó la contaminación, y Marchena, que fue de los primeros en empezar con las restricciones, el pasado jueves junto a La Luisiana.

En Marchena, donde el agua en baja (la red interna del municipio) la gestiona la empresa Hidralia, la alcaldesa, María del Mar Romero, ha informado que han establecido siete puntos distintos para tomar muestras. Éstas se envían a Madrid para su análisis. En cada uno de esos puntos los resultados deben ser negativos durante tres días consecutivos para que se levante la alerta. Según la edil, en seis puntos ya se ha confirmado que el agua cumple con los parámetros y sólo faltaría la tercera muestra de uno más.

Por su parte, el alcalde de Écija, David García Ostos, ha explicado que la empresa que gestiona el agua en baja en la localidad, Aquacampiña, ha establecido también distintos puntos de análisis en la red de la ciudad, al margen de los que hace el Plan Écija en las infraestructuras que llega al municipio. 

Y en esos puntos ha obtenido "otros resultados" en los últimos días, por lo que en contacto con la Delegación Territorial de Salud de la Junta "se optó por no declarar el agua apta hasta que los análisis en esta red interna de la ciudad alcanzaran en todos los casos niveles inferiores a 1 microgramo por litro durante tres días consecutivos", según ha informado el Consistorio en un comunicado, aunque en realidad esos tres análisis en tres días es lo que se exige.

Las muestras se analizan en este caso en un laboratorio en Oviedo y se toman en el mismo lugar que las anteriores que dieron niveles de benceno en agua por encima de los parámetros. Los días 3, 4, 5 y 6 de diciembre seguían obteniendo cifras superiores a las permitidas. No fue hasta el 7 de diciembre cuando se han registrado 0'04 microgramos por litro.

Si las nuevas muestras salen también por debajo de los límites permitidos, se podría recomendar de nuevo el consumo humano para el jueves o el viernes.

Sobre por qué el descenso de los niveles está siendo más lento en Écija, García Ostos asegura que se debe a que en otras localidades hay depósitos de agua que han sido purgados o vaciados antes de llegar a la red interna o en baja. Pero en Écija el agua llega directamente, sin depósitos.

Aquacampiña ha estado purgando el sistema abriendo bocas de agua en las calles para facilitar salida al agua con el benceno por encima de los parámetros permitidos. De ahí los bajos niveles del día 7 de diciembre, cuando la red ya se ha saneado.

David Javier García Ostos ha afirmado que espera que los resultados sigan siendo buenos a partir de hoy y que pronto se pueda restituir la normalidad y aumentar el control de la calidad del agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios