Provincia

Archivada la denuncia a dos religiosos de la Cruz Blanca imputados por maltrato

  • El auto de la juez considera que no hay indicios suficientes para considerar que en el centro Miguel Mañara los discapacitados fuesen agredidos de forma sistemática

Un juzgado de Dos Hermanas ha archivado la causa abierta por presuntos malos tratos contra dos religiosos de la Cruz Blanca, cuatro trabajadores y un voluntario del centro de discapacitados Miguel Mañara de la localidad, que fueron denunciados ante la Fiscalía por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía.

Después de investigar los hechos y haber tomado declaración como imputadas a estas siete personas, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Dos Hermanas ha decretado el sobreseimiento provisional de las actuaciones, al estimar que no ha quedado debidamente justificada la perpetración del delito.

El archivo de la causa no va a ser recurrido por la fiscal jefe de Dos Hermanas, María Ángeles Calvo, quien en su día informó de que los supuestos malos tratos imputados a los religiosos, que habían partido de un anónimo, consistían en abofetear a dos internos y precisó que se trataba de un hecho "aislado".

En cuanto a los otros cinco imputados, la investigación trataba de determinar si se había producido una conducta continuada en el tiempo de "trato degradante y atentatoria contra la dignidad de los residentes" o si, simplemente, se trataba de una cuestión relacionada con una inadecuada calificación profesional de los trabajadores contratados en el centro. A estos empleados se les atribuían supuestos insultos -usar apelativos de "cabezón", "feo" o "enano"- y empujar a los internos, dispensándoles un trato vejatorio.

La investigación tampoco ha concluido que haya indicios suficientes para inculpar a los trabajadores de estos delitos.

Otro juzgado ya archivó en enero pasado una segunda denuncia presentada contra el director del centro y el superior de la orden por presuntos insultos, amenazas y acoso a dos trabajadoras por haber declarado en relación a los supuestos malos tratos a los internos del centro. Las dos trabajadoras acusaban a los responsables del centro de "instigar" al resto del personal para que actuaran contra ellas por denunciar los hechos.

La consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, valoró ayer la intervención del juez ante los presuntos malos tratos investigados en el centro Miguel Mañara de Dos Hermanas. La consejera abogó por "extremar las precauciones ante la más mínima sospecha" de malos tratos en estos centros, dado que se trata de "personas que están en una situación muy vulnerable".

Navarro indicó que la prioridad debe ser que las personas disminuidas estén "bien atendidas y reciban el máximo respeto" y consideró que el juez "habrá tenido en cuenta todas y cada una de las pruebas a la hora de archivar la denuncia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios