Fernando Soriano. Alcalde de Bollullos de la Mitación (IU)

"Bollullos es un icono de la especulación urbanística"

  • El regidor defiende el acuerdo con el PSOE que ha impedido, 20 años después, que el PP vuelva a gobernar en uno de sus municipios de referencia.

En las últimas décadas Bollullos de la Mitación ha sido un Ayuntaminto referente del PP, pero no es la primera vez que tiene gobierno de izquierdas. Ocurrió de 1979 a 1995, con el PC e IU, hasta que ésta pactó y propició el primer gobierno del popular Antonino Gallego. Luego, IU casi desapareció, sin reaccionar hasta 2010, cuando uno de los ediles de Nueva Izquierda (seguían pactando con Gallego sin que les necesitara) quiso usar las siglas. Con Fernando Soriano al frente (administrativo de instituto, 40 años) y "un trabajo serio y constante" ha pasado del 24% al 43% de votos. Ha pactado con el PSOE.

-Pese al salto de IU, el PP volvió a ganar el 25-M. ¿Cree que ha sido bueno precipitar el cambio?

-Tanto IU como el PSOE consideramos que la gran mayoría del pueblo quería que el PP saliera del gobierno por higiene democrática. Bollullos no es un pueblo ideológico del PP. Ha seguido ganando porque creó redes clientelares. Por ejemplo, gran parte del personal del Ayuntamiento pensaba que íbamos a echarlo, un miedo infundido interesadamente. El pacto era necesario y es positivo.

-Bollullos, sobre todo en los primeros años de Antonino Gallego, se ponía de ejemplo de la gestión de un PP sin clichés y por el salto con el parque empresarial PIBO.

-El PIBO era un proyecto de IU. Antonino tuvo suerte, le cogió la vorágine de crecimiento, que desde 2002 ha duplicado la población. Eso genera dinero y con recursos es difícil hacer las cosas mal. Se entendía que era obra y gracia del PP, con una política de barra libre, con cualquier excusa se daba un catering. Pero era fruto de la especulación urbanística. Es cierto que el PIBO es buen activo, pero Bollullos no deja de ser un icono de la crisis y de la especulación urbanística que campó por tantos sitios. Ahora se sufren las consecuencias de un crecimiento que no es sostenible ni, desde mi punto de vista, deseable.

-¿Cuáles son esas consecuencias, qué municipio ha recibido?

-Bollullos tuvo suerte porque el Plan de Ordenación Territorial de Andalucía y la crisis evitaron que la ciudad deportiva de Sevilla se iniciara. Hasta el ex alcalde Curro Godoy lo admitió en el Pleno. Si se hubiera iniciado aquella barbaridad con José María del Nido estaríamos en la ruina. Nos hemos encontrado un Ayuntamiento con una deuda importante, unos cuatro millones. Pero los problemas de gestión que tenemos se deben a que el presupuesto está prorrogado y casi agotado. Para parques y jardines quedan dos euros y medio. Estamos trabajando en un plan para llegar a fin de año y en los presupuestos de 2015 y 2016. Según el estudio de costes efectivos del Ministerio de Hacienda, Bollullos está a la cabeza en ingresos por impuestos y habitante y a la cola en servicios y hay que darle la vuelta.

-¿Qué medidas concretas han tomado en estos meses?

-Estamos en un periodo de transición que, por esas circunstancias, será amplio. Se han hecho cosas, como regular la utilización de espacios públicos. Antes se permitía cobrar en negro los talleres municipales, sin ningún tipo de seguro. Cualquiera decía que tenía una habilidad, se hacían carteles para animar a la gente a apuntarse y se daba una llave. Creo que eso también formaba parte de la red clientelar. Eso hacía además que las tasas del gimnasio o las escuelas deportivas municipales fueran de las más caras del Aljarafe. Las hemos rebajado. Se están haciendo planes de prevención de drogodependencias, que no existían, y trabajando para que el año que viene tengamos una bolsa rotativa de empleo; escuela de música; una radio municipal y una televisión local gracias a un convenio con una empresa de fibra óptica, sin costes.

-¿Sin costes?

-Lo asume la empresa que instalará la fibra óptica, con un acuerdo para que use el archivo histórico. Es importante: a mayor información más participación. Y nos vamos a adherir al portal de transparencia del ministerio. Estamos haciendo muchas cosas, al secretario lo tenemos loco. En lo que respecta a la feria (la entrevista se hace antes de su celebración), se puede pensar que es un gasto innecesario, pero va a salir casi como la verbena del año pasado. Sólo la decoración y el artista del pregón costó casi 13.000 euros y ahora 3.300. Las tasas por atracciones supusieron en 2014 unos 500 y ahora 7.000 y hay que tener en cuenta no sólo el revulsivo económico, sino el social: tres de las cinco casetas son de hermandades y una peña y sus ingresos redundarán en las actividades que organicen después.

-¿Se llegó a aprobar el PGOU? ¿Quieren reorientarlo?

-Se está redactando en la Diputación y nuestras directrices no van a coincidir con las del PP. El crecimiento tiene que adecuarse a las necesidades reales de la población y hay que pensar en la movilidad y en la zona en la que estamos. Por eso nos oponemos a que se acabe la carretera de Tablantes entre Espartinas y la A-49 por Bollullos.

-Es habitual en el Aljarafe: municipios pegados que no se coordinan.

-En la primera corona ya está todo conurbanizado y en la nuestra se va por el mismo camino. Esa carretera de Tablantes no se hizo para resolver la movilidad en Espartinas, que va a ir por otro sitio, es fruto del gusto por la expansión urbanística del gobierno que tenía entonces. Se trazó con una modificación urbanística y las miras en el lucro a corto plazo. Ocasionaríamos en el puente el mismo problema que tiene el de Gines y Bormujos. Siempre ocurre lo mismo: hay un problema de movilidad, se quiere solventar con una carretera, que pone en valor otros terrenos y vuelta a empezar. Hay que seguir el plan metropolitano de transportes: menos carreteras y más transporte público. Los carriles exclusivos para autobuses son más baratos que hacer un tercer carril para coches o más incorporaciones a la autovía. Y se puede optar por lanzaderas hasta el metro, carriles bici hasta las paradas clave del transporte público, enlazar el Cercanías con el Metro en la Cartuja y funcionar en red.

-Pero los bucles que se van a hacer en la autovía se hicieron para ese enlace de Espartinas.

-Son necesarios ya. En toda la A-49 sólo hay dos salidas que no los tienen, lo que provoca colas y peligro. Los gobernantes tenemos que se responsables. Hay que aprender de los problemas que provocó el boom urbanístico y tener una planificación mayor.

-Es difícil pedir calma cuando hay una inversión (comercial o empresarial...) y tanta necesidad de empleo. ¿Cómo piensan lograr ese equilibrio? ¿En la medida que un ayuntamiento puede hacerlo, como le gustaría intervenir para paliar el paro en Bollullos?

-Con la excusa de la creación de empleo se han hecho barbaridades y estamos donde estamos por no tener amplitud de miras. Hay que apostar por la rehabilitación de viviendas, por la reutilización del suelo, apoyar al comercio local y potenciar el sector primario y las nuevas fórmulas de comercialización. Desde el ámbito local se puede ayudar a este tipo de cosas, pero resolver es difícil, tenemos pocas competencias. También queremos dinamizar el turismo, otra de las fórmulas de economía alternativa, porque tenemos un patrimonio cultural enorme.

-Un reto del Aljarafe es integrar a esos vecinos que viven encerrados en sus urbanizaciones.

-Bollullos nunca ha tenido política de vivienda protegida y nos encontramos con muchas personas con problemas, porque compraron a precios muy altos y no pueden pagar ahora las hipotecas. No podemos darle respuesta. No tenemos parque de viviendas y es algo que sólo podremos resolver a largo plazo. Estamos intentando contactar con bancos que tienen viviendas vacías para que nos dejen mediar, fomentar los alquileres sociales y evitar que las familias con hijos se vean abocadas a ocupar viviendas. Ya tenemos casos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios