Escapadas

Brazo del Este, el extenso humedal del Guadalquivir

El humedal del Brazo del Este, en la zona Norte, en el término de Coria en su estado habitual.

El humedal del Brazo del Este, en la zona Norte, en el término de Coria en su estado habitual. / Emiliano Mellado

El Paraje Natural Brazo del Este del Río Guadalquivir, declarado Espacio Protegido en 1989, es uno de los humedales más importantes de Andalucía. Con una extensión de, aproximadamente, 1.653 hectáreas, se trata de uno de los antiguos brazos del río andaluz que se bifurcaba al formar la marisma. 

Este extenso territorio de zonas amplias y llanas con escasa altitud, se extiende por numerosos municipios de la provincia sevillana, a saber: Coria del Río, Dos Hermanas, La Puebla del Río, Las Cabezas de San Juan, Lebrija y Utrera, conformando así un dilatado territorio de un valor incalculable. 

Aunque destaca por las especies de avifauna que acoge, también posee una variedad considerable de vegetación de palustre, como la enea y el carrizo, así como el Tamarix africana y el Juncus maritimus. Con respecto a la presencia de árboles, aunque escasa, cuenta con algunos ejemplares aislados de olmos, álamos y eucaliptos, estos últimos más abundantes.

Una cigüeña con un pez que coge de la tierra mismo, al quedarse sin agua el Brazo del Este, en una imagen de hace unas semanas. Una cigüeña con un pez que coge de la tierra mismo, al quedarse sin agua el Brazo del Este, en una imagen de hace unas semanas.

Una cigüeña con un pez que coge de la tierra mismo, al quedarse sin agua el Brazo del Este, en una imagen de hace unas semanas. / Antonio Pizarro

Zonas Especial de Protección para las Aves

En el año 2002, este antiguo brazo del Guadalquivir fue declarado Zona Especial de Protección para las Aves, debido a la cantidad de especies que habitan y se reproducen en este enclave. Ente ellas destacan el avetorillo común, la garza imperial, la garza real y el avetoro común.

También existe una gran diversidad de anátidas, es decir, aquellas aves de agua a la que pertenecen, sin ir más lejos, los patos y los cisnes. De ellas, es fácil encontrar en el Brazo del Este al ánade azulón, al ánade rabudo, a la cuchara común, a la cerceta común y a la garza blanca.

En las zonas de playas y orillas habitan el aguilucho lagunero occidental, el mochuelo, el chotacabras cuellirrojo, el abejaruco y el martín pescador, entre otros muchos.

En épocas de nidificación se pueden observar cigüeñas negras que, a diferencia de las blancas, no construyen sus nidos en zonas próximas al hombre, sino en lugares recónditos, motivo por el que se camuflan en este paraje de humedal para no ser vistas. Además, en esta misma época coinciden el morito común y la grulla común.

Problemas de sequía en el Brazo del Este

El humedal del Brazo del Este, de nuevo con una lámina de agua. El humedal del Brazo del Este, de nuevo con una lámina de agua.

El humedal del Brazo del Este, de nuevo con una lámina de agua. / Emiliano Mellado

En mayo de este 2021, el humedal amaneció mostrando una imagen insólita: estaba completamente seco. Debido a su importancia como residencia de una gran diversidad de flora y fauna, el problema no tardó en solventarse, ya que, según apuntaron los responsables políticos, la sequía sufrida se debió a un fallo en el transformador de las bombas que debían aportar agua a la zona. 

Emiliano Mellado, ecólogo y experto en aguas continentales, recordó en su momento que en 2005 se llevó a cabo un proyecto importante de reparación de la infraestructura hidráulica con el objetivo de garantizar, dada su importancia, las aportaciones de agua al Brazo del Este. Así, y pese a que el funcionamiento no había sido del todo el correcto, la gestión hídrica nunca había fallado tanto como hasta el mes de mayo, ni siquiera en los meses de verano. 

El experto también apuntó que será un año complicado por la inminente sequía, pero que la protección y conservación de un patrimonio natural de este tipo es un compromiso ineludible.

Por su parte, Juanjo Carmona, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), señaló que la organización conservacionista aboga por la naturalización o por plantear "proyectos de restauración hídrica" en el Bajo Guadalquivir, en especial en los relativos a los antiguos llanos mareales de Lebrija, Trebujena o Los Palacios, con el fin de que espacios como este no dependan de aportaciones artificiales de agua.

Sea cual sea la solución que adopten, todos coinciden en el valor extraordinario del humedal del Brazo del Este del Guadalquivir y su importancia para con la supervivencia de numerosas especies de avifauna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios