Informe del Instituto Nacional de Toxicología

Los gases que emanan en Coria del Río contienen disolventes perjudiciales para la salud

Técnicos de Emasesa inspeccionando el alcantarillado de la barriada Guadalquivir de Coria en una imagen de archivo. Técnicos de Emasesa inspeccionando el alcantarillado de la barriada Guadalquivir de Coria en una imagen de archivo.

Técnicos de Emasesa inspeccionando el alcantarillado de la barriada Guadalquivir de Coria en una imagen de archivo. / Juan Carlos Muñoz

El último informe del Instituto Nacional de Toxicología, de 20 de enero de 2020, no deja lugar a duda: la exposición continua a gases tóxicos que sufren los vecinos de Coria del Río desde hace varios años afecta gravemente a la salud puede provocar problemas cardíacos y en el sistema nervioso, así como una disminución de la fertilidad masculina. Los vecinos de la barriada Guadalquivir llevan desde 2017 denunciando la presencia de sustancias químicas volátiles

Tras el análisis de muestras de sangre a ocho vecinos de Coria del Río, el Instituto Nacional de Toxicología ha detectado la presencia de bajas concentraciones de n-hexano y acetona, dos disolventes tóxicos que penetran en el organismo vía inhalatoria y que, por lo general, el hígado metaboliza de forma muy rápida, eliminándolos en 24 horas del organismo. El problema es la exposición continuada.

"El hecho de que la exposición a los disolventes esté mantenida en el tiempo, durante meses, hace que aumente la posibilidad de que puedan aparecer problemas cardíacos y en el sistema nervioso", reza el informe de Toxicología,

El Instituto Nacional también ha detectado otros tipos de disolventes en las muestras del aire tomado en las viviendas afectadas de la barriada Guadalquivir de Coria del Río. "Aunque en nuestros análisis de sangre sólo se haya detectado la presencia de n-hexano, no podemos descartar la exposición a estos disolventes, aunque no se hayan detectado en nuestros análisis por encontrarse en concentraciones por debajo de los límites de detección de nuestro método", señala el documento.

Reclaman medidas contra los gases tóxicos

Adelante Andalucía se ha hecho eco de dicho informe y ha pedido a las administraciones que "tomen medidas urgentes ante la grave situación para la salud que vive la barriada Guadalquivir de Coria del Río.

El propio Instituto Nacional de Toxicología, al final del documento, también señala que "sería conveniente poner los medios necesarios para evitar esta exposición continuada a este y otros disolventes que puedan detectarse en las viviendas de la zona afectada".

Adelante Andalucía critica la "situación de auténtico calvario y peligro para la salud" que están viviendo los vecinos de la barriada Guadalquivir", así como la "inacción de irresponsabilidad de las administraciones competentes, desde el Ayuntamiento de Coria a la Junta de Andalucía, que lejos de atajar el grave problema que llevan desde años sufriendo en este barrio, miran para otro lado".

"Vamos a vivir un nuevo caso Uralita en Coria del Río. No podemos esperar a que los vecinos empiecen a morir", ha manifestado Juan Antonio Bizcoho Minges, concejal de Adelante Andalucía en Coria del Río.

Un problema sin solución desde 2017

La plataforma de vecinos de la Barriada Guadalquivir de Coria denuncia desde 2017 la presencia de sustancias químicas volátiles en el alcantarillado y el caso ha llegado incluso a los juzgados.

Los numerosos informes realizados son contradictorios. Algunos señalan que no existe riesgo para la salud, y otros, como el último del Seprona, realizado en octubre de 2019, detectan concentraciones de químicos "intolerables" en la barriada del Guadalquivir.

Ante esta situación, los vecinos de la zona reclamaron a final de año la creación de un equipo técnico imparcial, que aborde el problema y las soluciones, ya que los vecinos entienden que las empresas de suministro y el Ayuntamiento pueden tener alguna responsabilidad en lo que está ocurriendo y temen que estén, de alguna forma, "minimizando" el problema. 

En la reunión de seguimiento de este fenómeno municipal que se celebró en julio de 2019, se insistió en que, pese a que los vecinos siguieran percibiendo olores con más o menos intensidad o esporádicamente, no hay riesgo para la salud, más allá de las molestias y la sintomatología leve. También se apuntó como causa la existencia de suelos contaminados por hidrocarburos, y se conminó a los propietarios de una gasolinera que hay en la zona a hacer un estudio del subsuelo, al igual que al propietario de un antiguo taller de coches.   

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios