Utrera

Desmantelan una red que estafaba a financieras para vender motos a menor precio

  • La documentación que usaban era robada o comprada a indigentes y toxicómanos

Las motos recuperadas en la intervención de la Guardia Civil. Las motos recuperadas  en la intervención de la Guardia Civil.

Las motos recuperadas en la intervención de la Guardia Civil. / Guardia Civil

La Guardia Civil de Utrera ha dado por desmantelada una supuesta organización criminal compuesta por 22 personas dedicada a comprar motocicletas mediante “financiación fraudulenta”, para la que usaban una documentación falsa. Posteriormente vendían las motos a terceros a precio “mucho más bajo que el de mercado”. Todos los detenidos han sido puestos ya a disposición judicial.

Según informó ayer la Guardia Civil, los agentes comprobaron que los presuntos miembros de la organización usaban para las financiaciones fraudulentas documentación que provenía de robos y de hurtos en vehículos o bolsos. En otros casos los papeles los entregaban sus titulares, generalmente indigentes o toxicómanos, a cambio de dinero en metálico o sustancias estupefacientes que les daban.

El grupo, según indica la Guardia Civil, se encontraba “muy bien estructurado, con roles perfectamente definidos”, de forma que el líder se encargaba de recabar la documentación, falsearla y realizar las compras de motocicletas que siempre se hacían de forma telemática, en establecimientos de Madrid y de Burgos y cuyo destino eran localidades de las provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva y Córdoba.

Operaban desde Utrera en varias provincias y 22 personas han pasado a disposición judicial

El día de la entrega de las motocicletas, cuando los vehículos ya se encontraban en ruta, cambiaban el lugar de entrega que en principio se había determinado, “con la finalidad de eludir la acción policial en caso de que hubiesen sido descubiertos”, según la Guardia Civil.

Esta actuación se ha realizado en el marco de la operación policial denominada Whoops, que se inició en enero y ha durado diez meses. Gracias a la misma, se han podido recuperar diez motocicletas de modalidad motocross.

Además del presunto delito de pertenencia a organización criminal, a los supuestos miembros de la organización se les imputan delitos de falsedad de documentos y de estafa. Las víctimas de este último delito son las empresas financieras que dieron por buena la documentación que presentaban (Documento Nacional de Identidad, nóminas, certificados de empresas, certificados de de minusvalía, todos ellos “falseados”). El total de lo estafado asciende a 270.000 euros.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios