Política

Concejales en tránsito: precedentes del 'salto' a la capital de José Luis Sanz

  • El alcalde de Tomares no será el primer político local que deje un ayuntamiento para ser candidato en otro

  • Ocurre con relativa frecuencia, sobre todo entre municipios del área metropolitana

  • Monteseirín fue concejal en Burguillos, La Rinconada y Mairena antes de ser regidor en Sevilla

Un cartel de José Luis Sanz como candidato a la reelección en Tomares, en las elecciones municipales de 2019.

Un cartel de José Luis Sanz como candidato a la reelección en Tomares, en las elecciones municipales de 2019. / D. S.

Lo que desconcierta a muchos del hecho de que José Luis Sanz vaya a ser el candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla es que dé el paso siendo regidor en Tomares. Tal vez la sorpresa se deba a que entre parte del electorado de verdad cala el mantra que se oye en las campañas electorales para las municipales de que lo más grande, el mayor honor para un vecino con vocación política es presidir el ayuntamiento de su pueblo.

La singularidad de Sanz es que no ha sido un concejal raso, sino alcalde durante mucho tiempo, en un gran municipio del Aljarafe, señero para el PP.  Pero el fenómeno de los cargos municipales que en un momento dado aspiran a serlo en una circunscripción distinta no es nuevo, sobre todo en el área metropolitana. Los partidos lo suelen justificar con que hay un afán de servicio público, de compromiso, con que es bueno aprovechar la experiencia para ilusionar y enriquecer otras plazas. También tiene que ver a veces con jugadas de los partidos políticos para garantizar un acta de concejal a determinados cargos orgánicos.

La ley no es un problema: no es necesario estar empadronado en un municipio para ser candidato en el mismo. Es lo que ha permitido durante años que formaciones con dificultad para configurar listas en territorios en los que tenían una implantación insuficiente –como el PP en la Sierra Sur o el extinto PA, en algunos de sus intentos de expansión más ambiciosos– hayan logrado presentarlas, aunque a veces recibieran menos votos que aspirantes porque éstos debían votar –eso sí– en el lugar en el que están censados.

Algunos ejemplos en el PSOE

Centrados en personas que han ocupado alcaldías antes o después de pasar por otros ayuntamientos, en el PSOE, el que fuera regidor de Sevilla entre 1999 y 2011, Alfredo Sánchez Monteseirín, arrancó su trayectoria como concejal en Burguillos (1979-1987); pasó por La Rinconada –donde coincidió con el actual delegado de Hábitat Urbano en el Ayuntamiento hispalense, Antonio Muñoz, también concejal rinconero entre 1983 y 1989–; y Mairena del Aljarafe. Todo un periplo metropolitano, mientras que asumía responsabilidades en la Diputación, de la que fue presidente, antes de llegar al la Alcaldía de Sevilla.

El actual presidente de la Corporación provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, fue alcalde y luego concejal raso en su pueblo, La Roda de Andalucía, pero hace ya dos mandatos que cambió los plenos del municipio de la Sierra Sur por los de Castilleja de la Cuesta, donde se asegura igualmente acta en la Diputación.

Menos conocido es el caso de Saeb Ghunim, médico de origen palestino que fue alcalde socialista con mayoría absoluta en El Madroño, en 1983. Luego se mudó a La Rinconada, de donde es su mujer, y fue concejal en ese Ayuntamiento.

El alcalde de Carmona que antes lo fue de Manzanilla

En IU, también hay un ejemplo destacado, el ex coordinador provincial Sebastián Martín Recio, que ha sido alcalde en dos municipios andaluces. Salió elegido en las primeras elecciones municipales de la restituida democracia, en 1979, en Manzanilla, el pueblo onubense donde el joven militante del PCE nacido en El Rubio fue destinado como médico. Más tarde, recaló en Carmona, donde lideró de nuevo las listas de la federación y fue regidor de 1995 a 2003.

Otros casos en el PP de Sevilla

En el PP de Sevilla hay varios casos relativamente recientes. Ricardo Tarno fue alcalde de Mairena del Aljarafe entre 2011 y 2015. Pero antes había sido concejal en el Ayuntamiento de Sevilla, en dos etapas breves, 1995-1996 y 2003-2005. En la última, fue de número dos de Jaime Raynaud, quien además de aspirar a la Alcaldía de Sevilla, ha sido concejal en Almensilla y Dos Hermanas.

Uno de los hombres importantes en el gobierno que conformó Tarno en Mairena fue Juan de la Rosa, actual portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Sevilla, tras la marcha de Beltrán Pérez. Antes de aterrizar en el Consistorio hispalense, De la Rosa, ahora secretario provincial del PP, había despuntado en su pueblo, Mairena: fue presidente local del PP, concejal de 2007 a 2019, teniente de alcalde y edil de Urbanismo y Obras Públicas con Tarno.

El camino inverso –del Ayuntamiento de la capital hacia el Aljarafe– fue el que hizo Lola Rodríguez. Concejal en el Ayuntamiento de Sevilla cuando Raynaud fue candidato, en 2007 -el mismo año que Sanz optó por primera vez a la Alcaldía de Tomares-, Rodríguez abrió la lista del PP en Mairena, donde ya residía desde 1993. Tras cuatro años en la oposición, fue candidata en Palomares, donde ocupó la Alcaldía de 2011 a 2014 y de 2015 a 2017, con la particularidad de que dos veces fue apartada con moción de censura.

Si el espectro se abre a personas que no han ocupado alcaldías, la lista se multiplica. La propia presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha sido concejal en La Rinconada y en Gines, cuando era representante y portavoz en la Diputación. Sonia Gaya, edil de Hacienda y Administración Púbica y en la que Juan Espadas ha delegado recientemente la presidencia del Pleno del Ayuntamiento hispalense, fue también cuatro años concejal de Educación en Castilleja de Guzmán, entre un largo etcétera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios