Crimen en El Viso del Alcor

Dani el Uruguayo también atracó a tiros un supermercado de Montequinto

  • Seis meses después de matar al vigilante del Viso, Sergio Fernando Lima Moreira hirió de un disparo en el cuello a un empleado y de un culatazo en la cabeza a otro

Infografía sobre cómo sucedieron lo hechos en los que resultó fallecido un vigilante. Infografía sobre cómo sucedieron lo hechos en los que resultó fallecido un vigilante.

Infografía sobre cómo sucedieron lo hechos en los que resultó fallecido un vigilante. / DPTO. de Infografía / M.G.

Comentarios 1

La Policía relaciona a Sergio Fernando Lima Moreira, alias Dani el Uruguayo, con otro atraco a tiros en un supermercado de Montequinto, ocurrido poco después del asesinato del vigilante en el Viso del Alcor. En ese suceso también resultó herido de bala un empleado del establecimiento, si bien el proyectil le rozó el cuello y sólo le causó lesiones leves. Además, el atracador asestó un culatazo en la cabeza a otro trabajador para robarle las sacas en las que llevaba el dinero de la recaudación de la jornada.

Este atraco se produjo la noche del 5 de diciembre de 2008, es decir, seis meses después del asesinato del vigilante Jerónimo Luna, quien formaba parte de un servicio de transporte de fondos en un furgón blindado. Luna acababa de salir de una sucursal del Banco de Santander ubicada en el mercado de abastos del Viso del Alcor cuando fue tiroteado en el abdomen. Su compañero, Diego Castillo, recibió otros cinco impactos de bala pero salvó la vida.

Diez años después de ese suceso, la Policía Nacional y la Guardia Civil han averiguado la identidad del presunto asesino. Se trata de Sergio Fernando Lima Moreira, que vivía en España bajo la identidad falsa de Daniel Glisenti y que era conocido en su entorno como Dani el Uruguayo

Este hombre, de 39 años, se había fugado de una cárcel de Uruguay en el año 2005. En su país cumplía condena por el asesinato de un joyero cuatro años antes. Luego  pudo robar un pasaporte y llegar a España, donde se estableció en el barrio de Montequinto. Allí conoció a una joven, con la que se casó y tuvo hijos. Todo con su identidad falsa. Llegó a trabajar en un conocido bar del barrio, donde sigue trabajando su mujer, y frecuentaba a diario un gimnasio, en el que se pasaba una media de tres horas.

Es un tipo de complexión fuerte y quienes lo trataron lo describen como muy agradable y sonriente. De hecho, es así como se muestra en la fotografía que ha conseguido de él este periódico, en la que aparece con unas gafas de sol. La Policía lo detuvo por un atraco ocurrido en enero de 2015 en el polígono Parsi, en el que hirió a un camionero de dos disparos en las piernas, en una investigación que llevó el Grupo de Atracos de la Policía durante más de seis meses.

Pero el de Parsi y el del Viso no han sido los únicos robos a mano armada cometidos por Dani el Uruguayo en Sevilla. En diciembre de 2008 atracó, con un cómplice, un supermercado de Montequinto, su barrio. Los atracadores irrumpieron en el local sobre las diez de la noche, cuando ya había cerrado sus puertas, aunque probablemente se habían quedado esperando la hora de cierre en el aparcamiento. Entraron pistola en mano y con los rostros cubiertos. El Uruguayo iba con un casco de motorista y su socio con una capucha.

Ambos abordaron al encargado del supermercado para robarle el dinero que estaba transportando en ese momento. Otro empleado intentó detenerlos y uno de los delincuentes le disparó. La bala le rozó el cuello y le causó una herida de carácter leve, de la que fue atendido en un centro de salud y en un hospital después.

Tras disparar, los atracadores golpearon con la culata de la pistola en la cabeza al encargado para robarle el dinero. Los delincuentes se apropiaron del botín y salieron corriendo hacia la calle para huir luego en una motocicleta, que posiblemente fuera la misma empleada en el Viso. El encargado fue atendido también del golpe y tampoco sufrió lesiones de importancia. Los propios compañeros, algunos de los cuales estaban refugiados en el cuarto de baño, fueron quienes trasladaron al centro de salud de Montequinto a los heridos.

Hoy, diez años después, Dani el Uruguayo se encuentra cumpliendo condena por el atraco del polígono Parsi en la cárcel de Sevilla-II, en Morón de la Frontera. Ahora se enfrenta a la reapertura del caso del Viso del Alcor. Por ambos episodios pasará muchos años en la cárcel en España. Para él, siempre será esta una opción mejor que la de ser extraditado a Uruguay.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios