Dudelange - Betis | Uno por uno Al ralentí es imposible

  • En un mal césped, el Betis no altera el guión para romper a la zaga rival

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Llegó el Betis a Luxemburgo con los deberes prácticamente finalizados y las noticias que llegaron desde Atenas incluso completaban el trabajo, lo que influyó en el desarrollo del juego. Si el césped no ayudaba a otorgarle velocidad al juego combinativo, tampoco los verdiblancos exploraron nuevas vías para romper la muralla del Dudelange. Con un juego al ralentí durante la mayor parte de los minutos, el Betis penalizó a su vanguardia, que sólo se activó con las internadas de Francis o el bullicio de sus delanteros, aunque tanto Loren como Sergio León se mostrasen igual de ineficaces en la definición.

Setién introdujo hasta ocho cambios en el once inicial, en el que sí repitió el marbellí como ariete, pero la clave apuntó a la medular. Cierto que el estado del césped dificultaba la combinación rápida, pero el Betis pareció más preocupado por mantener la posesión que por buscar espacios en los que generar oportunidades de gol, por lo que su fútbol se convirtió en previsible.

Defensa

La inédita zaga con la que el Betis salió de inicio trató de ganar metros para ayudar al equipo en la presión, pero tampoco sirvió para cambiar el ritmo del partido. Salvo en algún despeje fallido que otorgó opciones al Dudelange, el trío de defensas solventó el duelo sin problemas, más allá de los resbalones iniciales de Feddal.

Ataque

Tenía claro el Dudelange que la posesión sería verdiblanca y tampoco le importó al cuadro luxemburgués que el Betis tocase y tocase hasta tres cuartos de campo, donde casi siempre desaparecían las opciones de gol. Las excesivas pérdidas en la zona central del inicio provocaron que los béticos acabasen por asegurar el pase, lo que dejó casi sin opciones a los delanteros.

Francis, voluntarioso como siempre, se convirtió en la vía de escape por la banda derecha y de sus incursiones llegó el peligro visitante, sobre todo en un pase atrás que Loren no acabó de conectar con precisión. El juego entre líneas de Inui, Joaquín y, posteriormente, Boudebouz, apareció a cuentagotas, lo que dejó un fútbol excesivamente plano.

La entrada de Sergio León pareció reactivar el ataque, con sus desmarques hacia la portería rival, pero la ineficacia continuó junto al Betis, que disfrutó de su mejor ocasión casi al final con un testarazo de Javi García.

Setién movió el banquillo para repartir los esfuerzos más que para cambiar la dinámica del encuentro, con lo que el Betis acabó con el mismo esquema, pese a que el muleño, el más activo, adelantase su posición en el terreno de juego tras la entrada de Bartra en la zaga.

Virtudes

Siempre llevó el control del duelo y el punto le bastó para acabar como primero de grupo.

Talón de Aquiles

Se echó en falta un cambio de guión para buscar la victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios