Real Betis

Apoyo y voces críticas

  • El consejo aprueba unas cuentas que valora como de crecimiento, pero encuentra las quejas por el adiós de Serra Ferrer en la Junta General de Accionistas

  • "Jamás venderemos el Villamarín", asegura Haro

La mesa que preside la Junta General del Betis. La mesa que preside la Junta General del Betis.

La mesa que preside la Junta General del Betis. / Antonio Pizarro

Fue una Junta General de accionistas del Betis agitada dentro del control. El consejo de administración sacó adelante unas cuentas que valoró como de crecimiento, tanto en el apartado económico como en el deportivo, pero encontró las quejas de numerosos accionistas por la salida de Lorenzo Serra Ferrer, además de alguna duda por ese aumento de la deuda por la que también se preguntó.

"Se nos dice que somos buenos gestionando económicamente, pero no se puede separar de una gestión deportiva. No tener una fortaleza económica deja el éxito en un sueño de una noche de verano. Lo deportivo es lo más importante, es traer la felicidad a los béticos que llega por lo deportivo. Europa es un escaparate y tenemos que luchar cada año por estar ahí arriba, hay equipos con algo más de presupuesto, pero ya podemos estar ahí", expuso el presidente, Ángel Haro, para defender la gestión. "Le hago otra ecuación, Haro y Catalán con una capacidad para fichar de 6 millones de euros que había cuando llegamos, a Haro y Catalán con unas ventas de 35 millones y compras de 45, o a vender por 100 millones y comprar por 92 como este verano. No teníamos recursos. La realidad del Betis no tiene nada que ver con la de hace tres años", añadió el máximo dirigente bético.

"El Betis tiene que cuidar a sus símbolos y a las personas que lo han hecho glorisoso. Estoy en contra de las formas del despido de Serra Ferrer. Entiendo que hay que tomar decisiones en las empresas, pero ésta no ha sido acertada", expuso el exconsejero Joaquín Caro Ledesma, que continuó la línea de otras intervenciones que criticaron el adiós de Serra. "No le des las gracias a Monchi del crecimiento económico, déselas a Serra Ferrer. Casualidad que siempre que viene el de Sa Pobla su llegada coincide con el éxito del Betis", manifestó un modesto accionista.

Joaquín Caro Ledesma, a su llegada a la Junta. Joaquín Caro Ledesma, a su llegada a la Junta.

Joaquín Caro Ledesma, a su llegada a la Junta. / Antonio Pizarro

"Era una medida necesaria para el crecimiento del club, para tener un área deportiva moderna. Eso es fundamental por encima de cualquier persona. No vamos a entrar en detalles sobre la salida de Lorenzo Serra. Era más cómodo no hacer nada, pero nos mueve el bien del Betis. El crecimiento sólo se puede conseguir con el trabajo en equipo", indicó José Miguel López Catalán como respuesta y antes de dar paso a un vídeo en que el Joaquín, Gordillo, Alexis, Rubi o Marcos Álvarez elogiaban la manera de trabajar hoy en la entidad.

También hubo voces críticas para las cuentas, aunque el consejo aprobó los puntos del día con casi un 60% de los votos presentes en la sala. "Queremos llegar a los 200 millones, pero se ha pasado de puntillas sobre la deuda, de 173 millones a 30 de junio. El fondo de maniobra es muy negativo, un 20% más, y se cifra en 70 millones de euros. Pregunto si existe falta de liquidez para los pagos inmediatos. ¿Había que vender para fichar? ¿A qué se debe o si existe esa falta de liquidez a corto plazo? ¿Es la causa de que no se puedan mantener futbolistas de la talla de Fabián o Pau López?", expuso Diego García León, exconsejero de la entidad, al que respondieron tanto José María Pagola como Ángel Haro. "La deuda no se puede fijar en la cifra total de pasivo de una entidad. Hay que mirar la deuda neta y al ratio que supone con respecto a los ingresos relevantes. Eso la deja en 79 millones y en un 56%", expuso Pagola. "Si me preguntan si hay que vender para comprar, la respuesta es sí. Hay que generar un Ebitda extraodinario para poder comprar", añadió el presidente.

Tras casi cinco horas de Junta, el consejo también aprobó la renovación de los auditores, el nombramiento como consejero de Rafael Muela y, además, recibió la autorización de los accionistas para la enajenación de activos esenciales de la entidad. "Para los que tengan buena fe, hablo en nombre de todos, este consejo jamás vendería el estadio Benito Villamarín y se sometería al órgano competente que es la Junta de accionistas", indicó Haro, que incluso recibió el respaldo de Francisco Galera en este último punto. "Lo que me preocupaba ya me ha sido respondido, que es para facilitar las operaciones de mercado. Sería difícil la operativa. En ese aspecto estoy de acuerdo. Pero se ha redactado de manera general y querría que se tradujera en el acta de la Junta y que especifique que es para la enajenación de activos futbolísticos. Con eso me quedo conforme y mi voto será positivo", expuso.

Ángel Haro, en un momento de la Junta. Ángel Haro, en un momento de la Junta.

Ángel Haro, en un momento de la Junta. / Antonio Pizarro

Para finalizar la Junta, el presidente tomó la palabra e incluso se mostró abierto a escuchar a esas voces discrepantes. "Atrás dejamos tiempos difíciles, en los que la Junta mostraban la crispación que había en el club. Ahora hay 13.300 accionistas que deciden sin imposiciones ni pensamiento único. Los clubes europeos pasan a manos de inversores extranjeros, que poco tienen que ver con los intereses de los minoritarios. Que el Betis sea propiedad de todos los béticos es un motivo de orgullo", indicó Haro, que continuó con su mensaje de crecimiento: "No vamos a parar para hacer más grande al Betis, cumplimos lo que prometemos, por muy ambiciosos que seamos. El crecimiento es innegable, pero no es suficiente y entre todos lo haremos más grande".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios