Real Betis Sin consenso sobre Quique Setién

  • La cúpula dirigente adelanta el análisis de la temporada con discrepancias sobre el presente y el futuro del técnico, que tenía previsto dirigir hoy la sesión

Joaquín dialoga con Eder Sarabia con Setién justo detrás. Joaquín dialoga con Eder Sarabia con Setién justo detrás.

Joaquín dialoga con Eder Sarabia con Setién justo detrás. / José Ángel García

Comentarios 2

Quique Setién acabó el día después de la dolorosa derrota ante el Levante como entrenador del Betis, aunque nadie en el club verdiblanco salió públicamente a reforzar su figura, que ha quedado muy tocada. Los dirigentes se vieron obligados a adelantar ese análisis sobre la temporada –con autocrítica también de la planificación– que estaba previsto para el final del campeonato, ante un varapalo que mermó el crédito del entrenador, que incluso anoche no tenía garantizado al 100% dirigir el entrenamiento de hoy, previsto para las once de la mañana.

No existía consenso entre la cúpula deportiva sobre la decisión inmediata a tomar sobre el técnico, aunque la continuidad de Setién el próximo año, como era el deseo del presidente, Ángel Haro, y del vicepresidente, José Miguel López Catalán, ha quedado en entredicho. La dinámica de resultados hace muy difícil defender que cumpla el año de contrato que le queda en la entidad, y esa misma sensación también acompañó al entrenador con el paso de las horas. El Betis ya ofreció en el Ciutat de Valencia la imagen de un equipo hundido, además de que Setién hace tiempo que dejó de contar con el favor de gran parte la grada.

El día fue movido en Heliópolis. Con el entrenamiento anunciado desde la noche anterior, Quique Setién y su cuerpo técnico se presentaron a primera hora en la ciudad deportiva. El técnico se mantenía al margen de todos los comentarios sobre su futuro y participaba como siempre en algunos de los ejercicios. Los rostros serios de los jugadores mostraban que no había sido una noche sencilla para el equipo, que regresó de madrugada a Sevilla tras el varapalo sufrido ante el Levante.

Al filo de la una de la tarde hacía su aparición en la ciudad deportiva el vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, el único de la cúpula dirigente que había viajado a Valencia –López Catalán ha sufrido un problema personal–, que no quiso pronunciarse ante los medios de comunicación que lo esperaban en la puerta de acceso. El balear mantuvo después una reunión con el entrenador para aclarar diferentes cuestiones, aunque de dicho encuentro tampoco salió solución alguna.

Jesé saluda a Setién antes de comenzar el entrenamiento. Jesé saluda a Setién antes de comenzar el entrenamiento.

Jesé saluda a Setién antes de comenzar el entrenamiento. / José Ángel García

Los dirigentes siempre habían manifestado su deseo de realizar un balance al final de temporada, pero lo que no esperaban era el hundimiento del equipo con una imagen como la exhibida en el Ciutat de Valencia. Aunque la dinámica de resultados era paupérrima en los últimos meses, los rectores se aferraban a la sensaciones, como las ocasiones erradas en el derbi o la reacción final ante el Valencia para considerar que el equipo seguía con pulso.

Todas estas cuestiones se pusieron ayer encima de la mesa, con las discrepancias existentes en esa cúpula deportiva, que no mantiene la misma opinión sobre cómo debe afrontarse este momento. Por un lado, se piensa que Setién debe sentarse, al menos, el lunes ante el Espanyol, a la espera de una reacción del equipo que permita finalizar con dignidad la temporada y seguir así con el plan inicial de debatir el futuro cuando todo esté acabado. La otra alternativa pasaría por la inmediata destitución del técnico y la apuesta por una interinidad en el banquillo para las últimas cuatro jornadas, como ya ocurriera tras aquella debacle de Víctor Sánchez del Amo en Leganés, que propició el anuncio del regreso de Lorenzo Serra Ferrer, y que Alexis Trujillo y Marcos Álvarez dirigieran al equipo.

A las oficinas de Heliópolis también comenzaron a llegar ofrecimientos de entrenadores para la próxima temporada y, aunque esos nombres también están encima de la mesa, la intención primera de los dirigentes pasaba por discernir sobre la figura de Setién. El técnico ha quedado muy cuestionado en esta mala racha de resultados, pero su figura formaba parte importante del proyecto, por lo que no se quería tomar una decisión a la ligera. Sin consenso entre los dirigentes, Setién acabó el día de ayer como entrenador del Betis, pero con un futuro en Heliópolis muy en el alambre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios