Real Betis - Real Sociedad | Copa del Rey Una Copa de ambición

  • El Betis regresa a los octavos del torneo del KO con el objetivo de superar a un rival de Primera como la Real

  • Las bajas condicionan las rotaciones previstas por Setién

Mandi, entre Feddal y Boudebouz en el entrenamiento. Mandi, entre Feddal y Boudebouz en el entrenamiento.

Mandi, entre Feddal y Boudebouz en el entrenamiento. / José Ángel García

Regresa el Betis a los octavos de final de la Copa del Rey tres años después y lo hace con un mensaje de ambición. Quiere el equipo verdiblanco volver a sentirse importante en una competición que tan buenos recuerdos ha dejado en su fiel y animosa hinchada y para ello se hace necesario eliminar a un conjunto de Primera como la Real Sociedad, que también busca una alegría añadida a su victoria del pasado domingo en el Santiago Bernabéu.

Tras iniciar el año con una dolorosa derrota en Huesca, el Betis quiere tomar impulso en la Copa para encarar de la mejor manera la visita del Real Madrid de este próximo domingo. La desidia que mostraron los verdiblancos, sobre todo a raíz del tanto del empate oscense, elevó la preocupación de los suyos y la mejor manera de ahuyentar fantasmas pasa por cambiar la imagen desde esta misma noche.

10-PreviaBET-RSO 10-PreviaBET-RSO

10-PreviaBET-RSO / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

No será un duelo sencillo para los verdiblancos, quienes ya sufrieron ante la Real en su visita al Benito Villamarín en la Liga. Si en esta campaña a los de Setién les está costando imponer su fútbol como locales, ante el cuadro donostiarra la incomodidad bética se acentuó por esa capacidad de su rival para dominar el balón y hacerlo suyo. Incluso los heliopolitanos necesitaron de la mejor versión de Pau López para conseguir aquella importante victoria, después de que Sandro dispusiera de hasta tres claras ocasiones de gol.No regresa la misma Real Sociedad a Heliópolis apenas un mes después. La destitución de Asier Garitano durante las vacaciones navideñas supuso un viraje radical en el proyecto realista, después de que la plantilla no se hubiera sentido cómoda con los métodos del técnico vasco. Los dirigentes acudieron a Imanol Alguacil, el técnico de la casa que acabó con éxito la pasada campaña tras la destitución de Eusebio Sacristán, para enderezar el rumbo y la victoria ante el Real Madrid en su estreno ha serenado los ánimos en San Sebastián.

Tanto Setién como Imanol preparan rotaciones en el once, aunque en ambos casos las bajas condicionan esos posibles cambios. En el lado verdiblanco, sí parece claro que el técnico cántabro optará por darle minutos desde el inicio a jugadores como Lo Celso o Joaquín, que se quedaron en el banquillo ante el Huesca, y también debe aparecer otro como Barragán, desaparecido en los últimos tiempos. Más dudas aparecen en la delantera. Las críticas se han focalizado en los tres puntas verdiblancos, que han bajado sus prestaciones con respecto al pasado año, aunque también sería necesario que el equipo verdiblanco generase más ocasiones de gol para calibrar si es un problema de eficacia de los mismos. Con Sergio León fuera de los planes del técnico bético, Loren y Sanabria deben repartirse los minutos en la sucesión de partidos que llevará al Betis a jugar ante la Real, el Madrid, nuevamente el cuadro vasco y luego el Girona en apenas once días.

En el lado realista, Imanol también realizará algunos cambios con respecto al once con el que regresó el domingo y en el que se mantendrían Rulli en la portería, Diego Llorente en la defensa e Illarramendi y Zurutuza en la medular, lo que dejaría a jugadores principales como Oyarzabal o William José en el banquillo para actuar de revulsivo en caso de necesidad.

Una de las premisas del Betis, como las de todo equipo que actúa de local en la ida de una eliminatoria, pasará por dejar su portería a cero o, al menos, encajar el menor número de goles posible, por aquello de encarar la vuelta con ese factor a favor. Eso sí, la zaga bética ha rebajado su rendimiento en las últimas semanas y el equipo ha concedido más ocasiones de lo habitual.

No se espera una gran entrada en el Villamarín, quizá incluso la peor de la temporada. Entre el frío polar y las palabras del técnico cántabro sobre la afición, que tampoco estimularon al bético para acudir en masa al estadio, la plantilla deberá mostrar que su ambición en la Copa está más allá de las palabras. Tras la decepción del pasado año, los de Setién están obligados a competir al máximo para redimirse en una competición fetiche en otros tiempos y que ahora quiere recuperarse en Heliópolis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios